Las elecciones en Honduras vuelven a dividir a la región

Los países de la Unasur anticiparon que no reconocerán al ganador; EE.UU. sí lo hará
TEGUCIGALPA.- Cuando falta un día para las elecciones en Honduras, crece la división de la comunidad internacional respecto de los polémicos comicios, organizados por el gobierno golpista de ese país: son rechazados por casi toda la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), mientras Estados Unidos los apoya y la Unión Europea (UE) se mantiene, por ahora, prescindente.

"La decisión de la Unasur está tomada: no vamos a reconocer las elecciones bajo el gobierno de facto", declaró el mandatario ecuatoriano y actual presidente de la Unasur Rafael Correa, en Bélgica, donde realiza una visita oficial.

"Espero que la UE adopte la misma postura que la Unasur. Ahora vamos a ver quién es quién, quién apoya la democracia y quién no", dijo el mandatario, aliado del venezolano Hugo Chávez, que se ha mostrado muy crítico con el derrocamiento del hondureño Manuel Zelaya, también alineado con el chavismo.

El gobierno golpista hondureño, encabezado por Roberto Micheletti, justifica la destitución de Zelaya con el argumento de que éste quería violar la Constitución para reelegirse, algo prohibido expresamente en la Carta Magna hondureña. Pero organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional denunciaron que las elecciones se celebrarán en un "clima de intimidación".

Sin embargo, Perú, miembro de Unasur, anunció que sí reconocerá las elecciones. "Todos los países de América latina han salido de dictaduras a través de procesos electorales conducidos por gobiernos que no eran democráticos", señaló el canciller peruano, José García Belaunde.

La UE todavía no ha anunciado qué hará. "¿Cómo vamos a hablar de algo que todavía no ha ocurrido?", declaró Christiane Hohmann, vocera de la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner.

De todos modos, el gobierno español consideró ayer que no se dan las condiciones para que las elecciones sirvan para solucionar la crisis generada con la destitución de Zelaya, y anunció que no reconocerá al ganador.

El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, quien fue mediador en la crisis hondureña, afirmó que sí lo hará y animó a otros países a hacerlo.

"¿Para qué vamos a castigarlos con un segundo huracán Mitch, que es lo que sería no reconocer al nuevo gobierno, aislarlo, quitarle la cooperación?", se preguntó Arias. También Panamá respaldó la votación.

Estados Unidos sostuvo, por su parte, que reconocerá las elecciones si son limpias. "Estados Unidos, junto al resto de la comunidad internacional, vigilará las elecciones hondureñas con gran interés", señaló el Departamento de Estado.

Pero Correa criticó lo que denominó la "pasividad" norteamericana. "Estados Unidos podría resolver la crisis mañana si retira el apoyo a las fuerzas armadas [hondureñas]", opinó.

También Brasil, Venezuela, la Argentina, España, Paraguay y Guatemala han anunciado que desconocerán los resultados. También los gobiernos de Italia y México evitaron tomar una "posición oficial" sobre la crisis, mientras que la Organización de Estados Americanos (OEA) no adoptó una postura conjunta .

* Foro: ¿Qué opina sobre la actualidad de Latinoamérica?

El apoyo norteamericano a los comicios provocó roces con el gobierno del presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, que había autorizado que Zelaya se refugiara en la embajada de su país en Tegucigalpa, luego de haber retornado en secreto al país.

El asesor en temas internacionales del mandatario Marco Aurélio Garcia dijo temer que la Casa Blanca introduzca la doctrina del "golpe de Estado preventivo" en Honduras, en alusión crítica a los "ataques preventivos" de la era Bush.

Lobo: "Si gano tocaré la puerta de Lula"

TEGUCIGALPA (Reuters).- El candidato conservador Porfirio Lobo, favorito para ganar los comicios de mañana en Honduras, dijo ayer que si es electo presidente tocará la puerta a Brasil y hasta del rey de España para restablecer las dañadas relaciones internacionales de su país.

Lobo es un candidato del Partido Nacional que perdió la presidencia en 2005 contra el depuesto mandatario Manuel Zelaya. "Estaremos tocando la puerta del presidente Lula y de todos para restablecer canales de amistad con todas las naciones", dijo el candidato, de 61 años, y se manifestó admirador de la gestión del presidente brasileño.

Comentá la nota