Las elecciones frenaron poco las inversiones.

Las empresas que anularon planes sólo lo hicieron por la crisis.
La proximidad de las urnas no fue un factor que haya sido tenido muy en cuenta en las decisiones de los empresarios sanjuaninos: De 21 empresas de los más variados rubros que fueron consultadas por DIARIO de CUYO, sólo dos dijeron que postergaron sus decisiones de inversión o sus planes de negocios hasta después del 28 de junio, y una tercera dijo que algo tuvo que ver también la incertidumbre pos-electoral.

El resto sostuvo que los planes de inversión este año estuvieron condicionados estrictamente al impacto de la crisis económica sobre sus respectivos rubros. Y varios continúan con sus planes de expansión, independientemente de la incertidumbre electoral.

"En nuestro caso, no. No hemos frenado ninguna decisión por las elecciones, quizá por otro tipo de factores", dijo Ariel Fernández, de la fábrica de cables para automóviles TCA. "En todo caso, lo que frenó es la crisis, la falta de ventas", coincidió su colega Daniel Cano, de la autopartista Taranto. "Sólo alguna empresa muy grande puede estar viendo qué va a pasar con el gobierno. Aquí (por San Juan) las inversiones están totalmente referidas a los temas de mercado", dijo Cano.

En la fábrica de servilletas Impresora Cuyana el punto de vista es similar. Su encargado explicó que en lo que va del 2009 el trabajo de ese rubro viene en baja respecto al año anterior, y que eso es lo que ha postergado los planes empresarios, no las elecciones. Por su lado, Alfredo Mercado desde la planta Valot (toallas de papel y papel higiénico) dijo que en la provincia no hay incertidumbre como a nivel nacional y contó que la empresa ha recortado presupuesto por la crisis, no porque se esperen cambios tras los comicios.

"En Cuyo, Zucamor no frenó sus inversiones por la incertidumbre política", contestó categórico Carlos Bono, de la fábrica de envases de cartón.

Y otros empresarios o encargados informaron que postergaron decisiones por factores independientes a la cuestión política. Es el caso de Mauro Delgado, de Jugos Minyo); Marlene, de oxigeno envasado La Platense; José Jiménez Sánchez de la panificadora La Firmeza y Viviana Sánchez Bustos, del tradicional local de construcción y mantenimiento.

Quienes también dijeron que no pensaron en el 28 de junio para decidir sus planes empresarios son José Arancibia, de Metalúrgica Arancibia; Ernesto Leales de Amposan (ampollas sanitarias); José Fraifer de la fabrica internacional de equipos de riego Plastro; Mario Alaniz, de la elaborada de películas de polietileno Plastar (ex Tredegar) y Laura Dumandzic, de la constructora vial y de servicio minero, Zlato SRL.

Cautos

Entre el grupo de hombres de negocios que sí están expectantes por el resultado de las urnas se cuentan el ingeniero Enrique Furlotti, de la fábrica de granito, mármol y travertino. "En este rubro, sí", dijo. Agregó que su producción de rocas de aplicación va a firmas de Buenos Aires que exportan y dijo que allá "está todo parado". "Ante la inseguridad de venta y de cobranza hemos parado la instalación de unas máquinas, y hay que esperar qué panorama hay después de las elecciones. Hay que ver que líneas (de crédito) habrá después para la industria", dijo.

En igual sentido opinó Adriana de Videla, de la empresa de esterilización industrial Bio-Asist SA. "Estamos a la expectativa de las elecciones. No nos queremos meter, queremos ser cautos. Estamos haciendo lo necesario para mantener el negocio y esperar a ver qué pasa", dijo. La doctora opinó que hay una crisis internacional y una interna y "al sumarse los dos aspectos el empresario es cauto. Nosotros estamos esperando", afirmó.

También desde la fábrica de maquinarias e implementos agrícola Gutiérrez, Juan Carlos aseguró que "está todo frenado", por la crisis y el manejo del gobierno con el campo; y agregó que "queremos ver qué pasa después de las elecciones".

Activos

En este momento también hay un grupo de empresas que tienen en marcha inversiones, ajenas a la crisis y la política. Es el caso de la Prepaga OSDE que está a punto de inaugurar un local nuevo en el departamento Rawson, la fábrica de galletas Dilexis que está terminando el montaje de una nueva línea de producción; la firma de materiales plásticos Empaque que está haciendo una ampliación y la metalúrgica Urbino que está terminando una gigantesca nave de procesos.

"Yo creo que a algunos les conviene el dramatismo, no es el caso de Osde", dijo Marcelo Delgado. "A nosotros la crisis nos sorprendió porque llevamos al máximo nuestra capacidad de producción y ganamos nuevos mercados", aseguró Ricardo Juárez, apoderado de la fabrica de galletas. "Creemos que el plan económico va a seguir igual, por eso seguimos invirtiendo", agregó Fabrizzio Benedetti, de Urbino.

Comentá la nota