Las elecciones costarán $250 millones

Hay más gastos por el adelantamiento de la fecha y más fondos para los juzgados; es un 25% más de lo que se desembolsó en 2007
El Gobierno destinará este año unos 250 millones de pesos para las elecciones legislativas del 28 de junio, casi el doble de los fondos que desembolsó para los comicios de 2005, cuando se renovaron los mismos cargos. En 2007, en elecciones presidenciales, el gasto total fue de 200 millones.

El mayor costo se lo llevará la logística total de las elecciones, que insumirá unos 70 millones de pesos, según adelantó a LA NACION el director nacional electoral, Alejandro Tullio. Esto incluye, principalmente, los gastos del Correo Argentino para todos sus locales en todo el país, el pago de viáticos al personal destinado para los comicios y el transporte de las urnas.

En las últimas elecciones legislativas, el gasto en logística fue de 20 millones de pesos, mientras que en los comicios presidenciales de 2007 llegó a 40 millones. Según explicaron en el Gobierno, el incremento de este año se debe especialmente al costo estacional y a la suba en el precio del combustible. Como esta vez las elecciones se realizarán en invierno, el uso de camiones para las zonas de montaña se dificultará, por lo que será necesario incorporar también aviones. Además, el traslado comenzará el viernes previo a los comicios, por la noche, hecho que, según la Casa Rosada, elevará el precio.

Otro costo alto será el escrutinio, que demandará unos 46 millones de pesos. Eso es aproximadamente lo que el Estado calcula que le pagará a la empresa española Indra, la única que se había presentado a la licitación internacional que había convocado el Gobierno antes del anuncio del adelantamiento de las elecciones.

Aunque todavía no está cerrado el proceso de adjudicación, en la Casa Rosada estiman esa cifra. Sólo esta semana terminará de concretarse la operación, según explicó Tullio. Por el adelantamiento de la fecha de las elecciones, de octubre a junio, Indra fue la única que alcanzó a presentar su oferta. Es la misma empresa que viene haciendo los escrutinios desde 1997. En 2005, la compañía cobró 24,6 millones de pesos y en 2007, 38,6 millones. Incluirá el escaneo de los telegramas de todas las mesas del país para que puedan ser verificados por los fiscales de los partidos políticos.

El otro gran destinatario de los recursos será el Comando General Electoral, que incluye el movimiento de las fuerzas de seguridad. Esto comprende el pago para el operativo de custodia. En las elecciones legislativas pasadas se gastó 19 millones. Esta vez, 33,5. El incremento, según el Gobierno, obedece a que se necesitará una mayor cantidad de agentes por el incremento de las mesas de votación y la suba en los salarios del personal de las fuerzas de seguridad y de las Fuerzas Armadas, que estarán a cargo del operativo tanto en los días anteriores a los comicios como durante la jornada electoral.

El dato que más le gusta resaltar al Gobierno es el incremento en los fondos destinados a la justicia electoral. Según informó el Ministerio del Interior, a cargo de Florencio Randazzo, ya se destinaron 25 millones de pesos para todos los juzgados del país. Tullio adelantó que en los próximos días se sumarán cerca de 3 millones más. El interés de la Casa Rosada en destacar esta suba se debe a las quejas frecuentes de la justicia electoral. Esto incluye el pago de horas extras y los gastos operativos de los juzgados.

Para evitar ausencias

Entre los gastos que más se elevaron para este año, está el pago a las autoridades de mesa. El Gobierno estableció un aumento sustancial: de los 60 pesos que pagó en los comicios presidenciales de 2007, y ante la gran cantidad de ausencias y las consiguientes demoras que se produjeron hace dos años, se pasará esta vez a 100 pesos por persona. Además, para aquellos ciudadanos que realicen el curso de capacitación previo a los comicios se sumarán 30 pesos más.

En total, el dinero destinado a las autoridades de mesa será 20 millones, frente a los 9 que se destinaron en 2007. La cifra se elevó, además, porque se agregarán 30.000 personas ante el incremento de la cantidad de mesas de votación, lo que hará un total de 180.000 personas.

La confección de los padrones, en manos de la empresa Boldt, igual que en las últimas elecciones, insumirá unos 13 millones de pesos, un 20 por ciento más que lo que se gastó en 2007.

El aporte a los partidos políticos no varió respecto de los últimos comicios legislativos: será de 17,5 millones. Lo que sí se incrementó es el costo en la impresión de boletas, que queda a cargo de cada partido y que este año subió un 30 por ciento respecto de las pasadas elecciones presidenciales. El costo calculado por la Casa Rosada es de 12 millones. Costará 13,50 pesos el millar de boletas.

Aunque todavía no se adjudicó, se estima que en urnas y sobres el Estado gastará 10 millones más. De todas maneras, el número puede variar porque la Casa Rosada todavía no completó el proceso de adjudicación a la empresa que contratará.

Comentá la nota