Elecciones en Capital: el culebrón mendocino que nadie quiere perderse

Están en juego sólo seis bancas de un Concejo Deliberante. Sin embargo, en otro nivel, parecen dirimirse muchas cosas más. Entre ellas, la situación de dos presidenciables: Julio Cobos y Mauricio Macri.
Capital, para ponerse a la moda, le dio a Mendoza su propio culebrón político de verano. Aún así, a muchos les cuesta entender por qué la renovación de seis bancas en el Concejo Deliberante de la Ciudad ha generado de repente tanta expectativa dentro y fuera de la provincia.

[Cobos con macri portada]

El fenómeno tiene sus razones. Por distintas causas, primeros actores de la política nacional han decidido jugarse algo de su prestigio en este comicio pequeño: pueden llegar a medirse en terreno capitalino el vicepresidente Julio Cobos y el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, dos figuras con chances de disputar la presidencia en 2011. Pero no son los únicos que hacen atrayente la pelea.

Sin que ningún nombre asome por ahora en la vidriera, el peronismo nacional y provincial analizan por lo menos tener una participación secundaria en la novela, con un objetivo: dañar la imagen del vicepresidente y convertirlo en perdedor en una elección. Aunque esa elección se haga en un distrito con menos de 150.000 habitantes.

Por similares razones, el radicalismo orgánico y anticobista de otras latitudes del país también va a estar atento: si sufriese Cleto un traspié electoral en la Capital de Mendoza, por más chico que sea, varios dirigentes tendrían razones para empezar a mellar su candidatura presidencial de 2011.

Si continúa la escalada, la campaña para los comicios comunales de Capital podría traer a la Ciudad una lista de figuras nacionales desproporcionada para lo que está en juego en la elección.

Macri, la legisladora nacional Gabriela Michetti y hasta la corrosiva jefe de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, además de Cobos, desfilarían por la Capital dentro de poco, no sólo para ver la Fiesta de la Vendimia.

Las bancas del Concejo, en este contexto, son lo de menos.

Fayad, el que prendió la mecha

Sobran rumores sobre las motivaciones del intendente Víctor Fayad para forzar una guerra tan fuerte en el radicalismo, cuyo internismo histórico ha ofrecido el caldo perfecto para este enfrentamiento.

[Viti final]

El Viti se encargó de prender la mecha. Tensó la interna radical al punto de conseguir una, al menos por ahora, tibia participación de Cobos en la disputa.

El vicepresidente le ordenó a su tropa el fin de semana pasado que defienda el Frente Cívico, fuerza que el intendente de la Capital insiste en desconocer: promueve en su lugar una lista de candidatos radicales "puros" que no consultó con ningún radical ajeno a su departamento.

En el corazón del radicalismo señalan que Fayad ha tomado el asunto como algo personal. Pronostica que el vice se derrumbará pronto. Sueña con renacer, entonces, como el líder verdadero de la UCR mendocina. ¿Para qué quiere ese liderazgo? Eso no lo sabe nadie.

Sí hay versiones que tratan de explicar el método del Viti para derrotar a Cleto. Fuentes off the record del Gobierno aseguraron esta semana que Fayad ya ha cerrado un acuerdo con el operador justicialista Juan Carlos Chueco Mazzón, que cumple funciones en la Casa Rosada. Dicen en el Ejecutivo que, gracias a esto, el Viti contará con apoyo nacional y en efectivo para derrotar a Cobos en su propia tierra. En Buenos Aires, le habrían encomendado al intendente radical, según esta versión, la misión de hacer con Cobos "lo que el PJ no pudo".

El jefe comunal fue consultado por algunos periodistas sobre este rumor y descalificó a sus portadores: los trató de "bastardos". Tampoco los radicales de Mendoza confirman ese vínculo de Fayad con el kirchnerismo. Aunque no niegan los indicios: Fayad tiene buena llegada al Ministerio de Infraestructura de la Nación, conducido por Julio De Vido, lo que le ha asegurado un buen flujo de plata para obras en su municipio.

El obvio idilio con el gobernador Celso Jaque es la otra prueba de su acercamiento al PJ.

La personalidad avasallante de Fayad, su ego y los contactos con el PJ no dejan lugar en el análisis para otros argumentos razonables del intendente. También es cierto que Fayad necesita aumentar su tropa propia en el Concejo, actualmente disminuida y que puede ralearse más en las elecciones de marzo.

El problema es que Fayad no está dispuesto a utilizar herramientas básicas de la política, como la negociación dentro de su propio partido, para resolver este problema de gestión.

¿Cobos recogerá el guante del Viti?

Para algunos radicales mendocinos, el mensaje que dio Cobos en un café de la Quinta Sección a algunos de sus aliados hace una semana no alcanza para predecir una batalla frontal con el Viti.

César Biffi, presidente de la UCR, ejecutó la orden de Cobos el martes: hizo que el Comité Provincia ratificara al Frente Cívico que Fayad quiere eliminar.

Pero el juego volvería a cambiar cuando el fin de semana próximo se reúna el Congreso partidario, salvo que el vicepresidente de una señal de profundizar la embestida contra el intendente de Capital.

[Cornejo-PORTADA]

El Congreso hará reaparecer en escena a Alfredo Cornejo, un aliado crítico de Cobos. El intendente de Godoy Cruz está reuniendo fuerzas para que este organismo le devuelva a Fayad la posibilidad de ir a las urnas con la Lista 3 de los radicales, en lugar de la 503 de la "gente de Cobos". Pero antes reclamará un gesto de apertura: que Fayad negocie con él algunos puestos en la lista de candidatos.

Cornejo piensa contar nada menos que con el apoyo del presidente de la UCR nacional, Ernesto Sanz, en esta maniobra que borraría de la elección capitalina a los socios extrapartidarios de Cobos: Juan Carlos Jaliff, presidente del CONFE; y Enrique Thomas, portador de la pata peronista de esa alianza.

Solo una intervención directa del vicepresidente en favor del Frente Cívico frenaría la idea de Cornejo. Pero hoy es una incógnita si Cobos volverá a jugar fuerte por el Frente en el congreso radical, lo que sería una declaración de guerra terminante y sin retorno contra Fayad.

El otro interrogante: ¿Fayad aceptará esta vez cederles algo de poder en el armado de la lista de candidatos a otros dirigentes radicales?. Hasta ahora no aflojó nunca, y si su postura se repite, muchos dan por descontado que los candidatos del intendente desembarcarán finalmente en una lista del ARI, partido que sospechosamente se borró del Frente Cívico capitalino y que podría prestarle el sello a Fayad.

Y de ahí a la visita de Elisa Carrió (amiga personal de Fayad y enemiga de Cobos) a Mendoza para hacer campaña por los candidatos del Viti, habría solo un paso, dicen algunos observadores atentos de la pelea.

El experimento del PRO y la crisis demócrata

Nadie puede ocultar la ruptura concreta que produjo esta semana la disputa electoral de la Capital: la alianza PD-PRO murió para siempre.

[Jorge Macri-NOTA]

El jueves, una conversación telefónica entre Jorge Macri (foto), primo de Mauricio: y el vicepresidente ganso, Andrés Grau, confirmó el desenlace. No está en los planes del macrismo que la alianza se repita alguna vez, le avisó el operador del jefe de gobierno porteño al mendocino. Hay cosas que se ponen viejas muy rápido: los carteles amarillos PD-PRO de la campaña electoral de Omar De Marchi que copaban la Ciudad a mediados de año, ya son historia, a partir de esta charla.

Los dos partidos se pelearon por la conformación de la lista de concejales (no aceptó el PD ceder el primer puesto al PRO). Y este cortocircuito se convirtió en una llamarada por la historia reciente de la alianza: no tuvo un buen desempeño la coalición en los comicios del 28 de junio pasado, en el cual, la participación del macrismo en las listas gansas fue casi simbólica.

La ruptura dejó a la vista un partido mendocino que se encuentra hundido en una crisis de liderazgo y estrategia política. Nadie logró conducirlo a buen destino en los últimos tiempos. Por el apoyo a las leyes del oficialismo en la Legislatura, el PD es "socio del gobierno peronista de Jaque", dicen voces de otros sectores de la oposición, sin que nadie se haga cargo de haber diseñado esa estrategia en la fuerza conservadora mendocina.

El jueves, los gansos tuvieron una reunión dura, que se extendió hasta horas de la noche y que fue conflictiva, como el momento institucional del partido. En la reunión hubo algunas recriminaciones por el quiebre con el PRO: Gabriel Llano, un dirigente relevante, se quejó por carta de que el partido no haya aceptado la candidatura de Orly Terranova que exigían los macristas. Otros gansos, enojados, postularon que el diputado Omar De Marchi debe retirarse del interbloque que conforma en el Congreso Nacional con el PRO, ya que con Macri, la historia terminó.

De Marchi fue, en efecto, el verdadero artífice de esa unión con el macrismo y hoy se encuentra en el ojo de la tormenta.

Los del PRO, por su lado, quieren ensayar en la Capital mendocina un experimento que observará la opinión pública de todo el país. Intentan postular en política a un empresario y deportista, acariciado más que cualquier otro competidor de este comicio por la fama, pero sin ninguna experiencia en el rubro, a quien colocarán en el primer peldaño de esta "carrera": candidato a concejal.

La suerte de otros empresarios volcados a la política, como Francisco De Narváez, Macri y el propio presidente chileno, Sebastián Piñera, pueden darle aire a la prueba.

Pero por otro lado, hay que decir que el PRO es poco más que una marca en Mendoza, no tiene estructura. Y el electorado mendocino ha dado pruebas también de ser muy particular, incluso difìcil de predecir.

Terranova todavía no dio el sí definitivo, pero Macri lo quiere sí o sí como su candidato y está dispuesto a hacer campaña junto a Michetti por él en nuestra provincia.

Que baje para competir con Cobos en la Ciudad de Mendoza es una nueva señal de sus pretensiones electorales de 2011, año en el que todo indica que será rival del ex gobernador mendocino por la presidencia.

Un PJ fantasma que no se juega nada

[Jaque anuncio a intendentes - NOTA7]

Los tironeos en el peronismo por la elección capitalina tampoco se pudieron silenciar en estos días. Un intendente (Alejandro Abraham) y un ministro (Carlos Ciurca) se pusieron en contra de la candidatura del subsecretario Sebastián Godoy Lemos como concejal. En cambio, el ministro de Gobierno, Mario Adaro y hasta el propio presidente partidario, Juan Marchena (a punto de finalizar su gestión) están a favor de que Godoy Lemos se candidatee.

El debate va creciendo en el oficialismo provincial conforme llega la hora de la definición, que es el próximo fin de semana. Los azules del peronismo presionan desde las sombras. Advierten, como si vieran un flasback, que no hay que exponer a la gestión de Celso Jaque a una derrota electoral que recuerde a la de junio. Además, Capital en un departamento históricamente difícil para el PJ.

Pero cualquiera sea la postura de sus dirigentes, nadie habla de hacerle una campaña dura al intendente Fayad, debido a lo antes dicho: la relación política entre Jaque y Fayad ha sido, hasta aquí, casi óptima.

Con más razón si Fayad puede ser (según razonan en el propio Poder Ejecutivo provincial) el mentor de una victoria sobre Cobos.

Poco tienen que perder los peronistas, en todo caso. Tienen un solo concejal en el Deliberante capitalino, quien, además, no se juega el cargo en este comicio. O sea que el efecto concreto de perder sería nulo, aún si no consiguen el mínimo de 10.000 votos que hace falta para ganar una banca.

Pero está claro que, en la elección del 28 de marzo, a las bancas no las mira nadie. En cambio, la Capital va camino de convertirse en el terreno de una prueba piloto para otras elecciones.

Será la Ciudad un laboratorio donde probarán sus chances algunos presidenciables.

Las tablas para que todos los partidos ensayen las coreografías de 2011.

Comentá la nota