Elecciones 09: El Brindis de Blanco y Costa

Ayer brindaron la candidata Blanca Blanco junto a Eduardo Costa, Cruces fue quien instó un encuentro que antes de las elecciones parecía imposible.
Festejar los 60 años de la Cámara de Comercio , Industria y Afines creada en 1948 y también recibir de parte de Pablo González en representación del Ejecutivo provincial el Proyecto de Ley de Administración Financiera y Sistema de Control Interno, fue el objetivo principal de una reunión que tuvo como anfitrión y dueño de casa a Daniel Cruces, y como invitados de honor a varios empresarios de la localidad, a Pablo González, Blanca Blanco y un invitado que como "sapo de otro pozo" se hizo presente para brindar con toda la comitiva. Eduardo Costa, escuchó atentamente tanto el discurso de Pablo González como también el de Cruces que entre otras cosas iba preparando el terreno para lo que sucedería luego en un escenario que ya en esta instancia no era el de cualquier acto político o presentación de proyecto a los que habitualmente se está acostumbrado a presenciar.

Por las caras de todos los presentes la situación no parecía estar programada o planeada con anterioridad, como de algún modo en este período electoral podría haberse dado, la espontaneidad de los hechos se iba reflejando en los rostros sorpresivos de todos los presentes, tanto empresarios, diputados, funcionarios y periodistas que: pudieron percibir esa sensación cuando la mesa estuvo servida y el champagne en las copas hizo agachar la mirada a más de uno.

Sabido y asumido es que en período electoral, es muy difícil que entre los partidos que se disputan bancas o lugares en el poder, realicen algún tipo de festejo en conjunto con los respectivos opositores; quizá Daniel Cruces quiso ser pionero en esto, o tal vez dar a entender que en la Cámara de Comercio no hay colores políticos, pero reconociendo esa espontánea habilidad pseudo política de haber logrado un brindis entre Blanca Blanco y Eduardo Costa, Daniel Cruces pudo haber pensado que este hecho le dé cierto consenso político a él mismo, pero habrá que ver cómo lo ve tanto el electorado, que en general saben de la abismal oposición entre el Radicalismo y el oficialismo, como así también desde los mismos partidos políticos, ya que si bien un brindis no significa la unión o rotura de quienes participen del mismo, la gente sí puede llegar a captar cierta complicidad que no es tal, pero que complica el escenario y el panorama de quien vota,

Cruces también debe saber que haber instado a este brindis, al cual también se vio obligado a participar Pablo González, puede distorsionar la imagen y las diferencias que vienen mostrando desde hace ya un mes y medio de campaña, tanto el oficialismo como el radicalismo, y dar lugar a conjeturas varias.

Cabe destacar la sinceridad del rostro de Pablo González que no mostró agrado alguno en tener que chocar las copas con el candidato a diputado por el Radicalismo, que no pudo desviar la mirada de su vaso de champagne cuando se produjo el brindis, mientras que la esposa del Gobernador supo disimular con una sonrisa muy certera.

En fin, un día anecdótico para la política santacruceña, el cual podría resumirse con un viejo refrán, "lo cortés no quita lo valiente", que nadie se alerte, la campaña continúa y las elecciones están cada vez más cerca.

Comentá la nota