Elecciones en Afganistán: se retira del ballottage el rival de Karzai

Tras varios días de especulaciones, el candidato opositor Abdulá Abdulá, que debía enfrentarse a Hamid Karzai en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales afganas, anunció su retirada del proceso electoral.
"Las acciones equivocadas del gobierno y de la Comisión Electoral afgana (IEC) me llevan a no participar en las elecciones del 7 de noviembre", afirmó Abdulá en una intervención ante sus partidarios celebrada en la sede de la Loya Jirga.

El equipo de Abdulá había amenazado ya el sábado con retirarse de las elecciones y había pedido a sus seguidores que no acudieran a las urnas, pero la decisión oficial quedó pendiente de la comparecencia del propio candidato.

Y Abdulá se refrendó en lo esperado: no acudirá a las urnas porque no tiene clara, dijo, la limpieza del proceso, aunque no llegó a pedir el boicot del mismo e insistió en que los ciudadanos no deben recurrir a la violencia ni tomar las calles.

Abdulá había condicionado su participación en los comicios al cumplimiento, por parte del Gobierno de Karzai, de varias condiciones previas para garantizar una segunda vuelta libre de fraude y había fijado el sábado como fecha límite para sus demandas.

Pedía la destitución inmediata del jefe de la IEC, Azizulá Ludín, la suspensión de varios ministros y la acreditación como interventores de 20.000 miembros de su equipo, pero las autoridades sólo dieron luz verde a la tercera de las condiciones.

La segunda vuelta fue anunciada hace menos de dos semanas, después de que las autoridades electorales anularan cientos de miles de votos fraudulentos y dejaran a Karzai sin la mayoría absoluta necesaria para evitar la nueva cita electoral.

La retirada de Abdulá abre ahora un serio interrogante sobre la celebración de las elecciones, aunque tanto fuentes de la Comisión Electoral como un portavoz de su contrincante se mostraron favorables a que los ciudadanos puedan ejercer su voto.

"Según la ley, las elecciones deben tener lugar. (La retirada de Abdulá) No afectará a las elecciones", dijo el portavoz del presidente Karzai, Waheed Omar.

Ni la Constitución afgana, ni la ley electoral precisan cuál es el procedimiento legal que se debe seguir si uno de los dos candidatos a la Jefatura del Estado en segunda vuelta se retira de la carrera electoral.

En las últimas semanas, Kabul había sido escenario de especulaciones sobre un posible acuerdo con vistas a un gobierno de concentración entre Karzai y Abdulá, aunque el equipo de este último negó que hubiera siquiera diálogo al respecto.

Y sin embargo, tras su renuncia a concurrir a la segunda vuelta por la sospecha de un nuevo fraude, el propio Abdulá llegó a decir hoy que las puertas "están abiertas" para dialogar con Karzai, convertido en el virtual ganador del proceso.

"No cierro ninguna puerta, pero me mantendré apegado a los principios con los que inicié la campaña. Seguiré mi agenda para la reforma y el cambio del país en cualquier circunstancia, así que la puerta debería estar abierta", mantuvo Abdulá al respecto.

El concurso electoral del candidato opositor habría supuesto un tremendo desafío para él: en la primera vuelta, y tras el descarte del fraude, obtuvo el 30,59 por ciento de los votos, frente al 49,67 cosechado por el actual presidente.

El proceso electoral cuenta además con la oposición de los insurgentes talibanes, que han instado a la población a boicotear las elecciones y han amenazado con emprender una ola de violencia como la que llevaron a cabo en la primera vuelta.

Comentá la nota