Elecciones 2015: Santa Fe, la malquerida

Elecciones 2015: Santa Fe, la malquerida

Desde el regreso de la democracia, fue gobernada por opacas versiones del PJ; desde 2007, administrada en tonos grises por el Socialismo aliado a la UCR;  el domingo, como un nuevo episodio de La Malquerida, Santa Fe empezará a decidir si renueva su confianza en el Frente Progresista o si inicia el camino hacia la oferta de Mauricio Macri, vía Miguel Torres del Sel.

Se descuenta que Del Sel será el más votado lo que le habilitará a festejo y foto con su jefe. El socialismo ya prepara el argumento de que los votos de Miguel Lifchitz, más los de su competidor interno, el radical Mario Barletta, sumarán más que los del ex Midachi y le permitirá retener el poder provincial en junio.

Nadie sabe si eso ocurrirá. Los santafesinos perciben que la creciente aceptación al macrismo proviene de los intendentes, según reconocen casi todas las fuerzas políticas provinciales.

Para la suerte del PJ en las PASO santafesinas “no existe rama de la matemática que le juegue a favor”, dijo anoche a Tres Líneas una fuente K provincial con funciones en la Capital Federal. “En 2011 y 2013, el socialismo  y el Pro, se quedaron casi con el 60% del total de votos: nosotros peleamos por lo que queda”, agregó, realista.

Omar Perotti, definido como “un buen candidato”, aspira a sumar el domingo más del 20% para luego ver si puede agregar algo más en junio. A la novedad de la presencia del Frente Renovador de Sergio Massa, sus adversarios le asignan “algunos puntitos”, fruto de la pelea interna entre Oscar “Cachi” Martínez y Eduardo Buzzi.

Curiosamente, es en Rosario donde el PJ podría dar una pelea impensada: la intendencia. Allí, el abogado Roberto Zuckerman, hincha de Rosario Central y hombre de Agustín Rossi, empata alrededor de los 20 puntos con los candidatos del socialismo y del Pro: Pero sumará los votos de Fernando “Chino” Rosúa, su competidor interno.

La Malquerida, obra teatral del español Jacinto Benavente, en cuya trama los amantes de la protagonista desaparecían uno tras otro, es una metáfora aplicable a la actualidad política santafesina, donde, por ejemplo, los aspirantes presidenciales miden mucho mejor que sus candidatos locales.

Ilustres hombres de ayer, como Carlos Reutemann, hoy es piantavotos; Desde su ostracismo, Hermes Binner lo desafía a competir por una senaduría y así revivir glorias pasadas. Antonio Bonfatti ya inició su repliegue hacia la legislatura. Y a pesar de sus buenas perspectivas, pero sintiéndose malquerida (por el PJ), María Eugenia Bielsa decidió retirarse hace dos meses.

Coment� la nota