Elecciones 2009: el oficialismo gastó cuatro veces más que la oposición durante la campaña

Durante las campañas electorales de cualquier índole, una de las mayores incertidumbres para la gente en general es saber cuánto gastan los candidatos y los partidos.
En estas últimas elecciones se dieron algunas particularidades que merecen tener presente cuando se analicen estos datos.

A saber: por el adelantamiento del día de las elecciones "debido a necesidades de gobernabilidad", según la Presidenta Cristina cuando lo anunció, el tiempo proselitista fue muy corto, llegándose a contar casi un mes desde que lograron constituir listas y consolidar candidatos tanto el oficialismo como la oposición.

Otro de los factores a tener en cuenta es que salvo en Corrientes, no se eligieron cargos ejecutivos por tratarse de elecciones para renovar bancas en el Congreso nacional, la Legislatura provincial y los Concejos Deliberantes.

Un dato significativo antes de adentrarnos a la cuestión provincial es significar que según datos oficiales del Ministerio del Interior, es que en el distrito más importante del país –provincia de Buenos Aires- el Partido Unión-PRO que catapultó a la victoria a Francisco de Narváez gastó $14.430.254, mientras que el frente Justicialista para la Victoria que llevó como primer candidato a Néstor Kirchner erogó la suma total de $15.011.258.

Gastos declarados y ocultos en Formosa

Según el Artículo 54 de la Ley 26.215, todas las fuerzas políticas deben realizar un informe previo de ingresos y egresos de campaña electoral antes del día de los comicios.

Las declaraciones juradas que realizaron los partidos políticos formoseños no se condicen con los abultados números de otros distritos pero tienen un condimento especial, al igual que los demás.

El informe de la Justicia Nacional Electoral describe los gastos declarados por los apoderados de cada partido dentro de nuestra provincia, lo que puede constituirse en un piso para calcular cuánto realmente costó esta campaña.

Partido por partido, cuánto gastaron

El detalle de la Cámara Nacional Electoral certifica que la Alianza "Frente Para la Victoria" que llevó como primer candidato a diputado nacional a Juan Carlos Díaz Roig y cabeza de lista en el ámbito provincial para diputados a Agustín Samaniego, destinó $304.916 para financiar la campaña reciente.

De esta cifra total, $154.916 provino de "aportes públicos", y $150.000 fueron transferidos desde el Partido Justicialista para gastos de propaganda.

Mientras tanto, el Acuerdo Cívico y Social declaró gastos por $71.698, de los cuales el único ítems que declararon como ingreso fue en el rubro "aporte público", que generalmente refiere a aportes privados.

Dentro de este Acuerdo, la Unión Cívica Radical colaboró con $25.000, mientras que el partido Afirmación para una República de Iguales (ARI) contribuyó con $22.924, constituyéndose en los mayores aportantes partidarios.

El resto de los aportes del Acuerdo fueron privados, dentro de los cuáles hay varios personales.

Realidad y ficción

En forma protocolar y para cumplir con la justicia es que diversos miembros de los partidos políticos acercan al Ministerio del Interior cifras de gastos de campaña que se condicen con los aportes declarados y que pueden ser comprobados.

Fuera de este formalismo, son varias las especulaciones que se tejen alrededor de los verdaderos gastos que cada partido realiza durante las campañas.

Sin ir más lejos, aunque los números declarados por el partido de Francisco de Narváez y Mauricio Macri (UNION-PRO) haya sido $14.430.254, hasta el propio De Narváez aseguró que sus gastos fueron superiores a los $35.000.000, lo que trae aparejado el engaño que muchas veces se suscitan entre estas declaraciones y los gastos reales.

Dentro del ámbito provincial, también las especulaciones ganaron las calles y desde un lado y el otro se cruzan acusaciones sobre el verdadero monto final que a cada candidato le insumió sostener una candidatura durante un mes.

El folklore casero sabe de "donaciones" de comerciantes amigos para la mercadería, el combustible y otros ítems, lo que no implique que esto deba sumarse al contador final, ya que intervienen durante el proceso proselitista.

Para hacer un cálculo sencillo, debe saberse que los volantes callejeros de cada candidato costaron, por lo menos, $5.000. si a eso lo multiplicamos por cada Sub-lema que presentó lista y por cada candidato postulado, los números están muy lejos de los declarados.

Esto sin sumarse las gigantografías, los carteles callejeros, afiches, votos, publicidad callejera en vehículos y la famosa "bolsita de mercadería" que, junto con las frazadas, en épocas de elecciones se convierten en las vedettes.

Comentá la nota