Elecciones 2009 Graciela Aleñá: "Hay que volver a la gente"

La candidata a concejal por el Frente Justicialista para la Victoria de Vicente López anticipó que esa será la premisa en caso de ocupar su primer cargo electivo en el distrito: "estar, como lo hemos hecho hasta ahora, cerca de la comunidad".

Aleñá es la tercera postulante de la lista dos, que lleva a los justicialistas Guido Lorenzino y Martín Cosentino en primer y segundo lugar, respectivamente. De amplia militancia en zona norte, funcionaria de Vialidad Nacional y titular de Mujeres Argentinas en Acción (MAREA), Aleñá destacó que su espacio es "la verdadera alternativa para el municipio". En esta entrevista, se refirió a los problemas que desde su punto de vista atraviesa el municipio y a sus principales propuestas.

¿Cuál es el espíritu con el que se postula en estas elecciones?

Lo que me motiva es lo que no se hace en Vicente López. Hay que modernizar y reformular varios aspectos, acomodar los desfasajes porque todo lo que se hizo estaba bien hace 15 años. Hay barrios que están realmente olvidados para el gobierno local. Pareciera que no existe la política en el municipio, porque los distintos partidos que llegan al poder terminan siendo consecuentes con el intendente (Enrique "Japonés) García y muchas cosas no se hacen porque todo termina en negocio. En estas elecciones somos la alternativa, más allá del nuestro no hay proyectos que muestren una voluntad de cambio.

¿Cuáles son las razones que la vuelven una verdadera alternativa?

En principio, porque Guido (Lorenzino) tiene todo un trabajo hecho en todo Vicente López: llegó y llega a la gente. Pese a que no es fácil que los jóvenes intervengan en la política, logró que participaran en nuestro partido y constituyeran un grupo numeroso e interesante. Nosotros también trabajamos para la comunidad, desde otros sectores y hace ya varios años. En segundo lugar creo que, a diferencia de otros partidos, vamos a trabajar, no a ser serviles al intendente. Finalmente, porque el peronismo fue siempre la alternativa… Podrán algunos señores soñar con un nuevo ‘55, pero cada vez que las papas queman van a buscar al peronismo. Otros podrán tomar la bandera de justicia social del peronismo para después demostrar un nulo grado de ejecución.

¿Qué temas le preocupan de la actualidad de Vicente López?

El municipio ya no es lo que era, en los últimos años empeoró notablemente. Uno de los temas que más me preocupa es el ilógico y enorme gasto en recolección de basura: los vecinos están pagando 52 millones de pesos anuales por este servicio. Otra situación alarmante es la inseguridad, porque no hay lineamientos desde la intendencia ni policías en las calles… También tenemos problemas con el agua, con un servicio deficiente, y las escasas podas. Otro eje descuidado es el de la producción, porque la intendencia vetó la posibilidad de que la gente se instale y pague menos de lo que tiene que pagar hasta instalarse, entonces la producción se traslada a San Martín.

¿Cuál sería la solución para estos problemas?

Haría falta una redistribución del presupuesto porque, paradójicamente, Vicente López es el municipio que más recauda y el que menos está haciendo. No se puede decir que no hay presupuesto para solucionar estos temas, porque la gente está aportando mucho para el municipio: los impuestos municipales aumentaron un 300 por ciento hace un año.

¿Qué propuestas podría sintetizar?

Creo que dos áreas que requieren de atención son obras públicas y salud. En la zona de la costa se podría hacer mucho más de lo que supuestamente comenzaría a poner en marcha el actual intendente, con más rédito inclusive turístico. No es necesario invertir desde el municipio y además, a partir de esa inversión en construcción, habría que arreglar un problema que persiste desde hace 50 años, que es el de las cloacas.

En cuanto a la salud, considero que el hospital Houssay es un muy buen hospital, pero habría que reducir las esperas de la gente para concretar turnos. Por estar cerca de Capital, muchos porteños cruzan y acuden a nuestro hospital, a la inversa de lo que se dice corrientemente.

Hace cuatro años que dirige Mujeres Argentinas En Acción (MAREA), una organización que favorece el desarrollo de microemprendimientos. ¿Cree que esa es la alternativa más efectiva para frenar la marginalidad?

Básicamente, creo que a la gente no hay que regalarle dinero ni comida. Lo que hay que hacer es darle herramientas para que pueda comer, vestirse, gozar de buena salud y educar a sus hijos. Y eso sólo es posible a través del trabajo.

Ese es el objetivo de MAREA, que arrancó en una época muy dura para todos. Está funcionando hace ya cinco años, con cinco microemprendimientos de diversa índole. Ahora estamos por poner en marcha otros 13 microemprendimientos, algunos de los cuales funcionarán en Vicente López.

El espíritu de MAREA es dar una respuesta a la juventud que no tiene experiencia y a la gente grande que no consigue trabajo. Son las dos puntas a las que les facilitamos la oportunidad de armar su propia vida en base a su propio esfuerzo.

¿Cómo evalúa la gestión actual del Concejo Deliberante?

El Concejo es un reflejo de lo que pasa en el municipio: es un organismo estanco. Ojalá podamos llegar con muchos concejales y así hacer un trabajo más rápido. Trataremos de impulsar la entrega permanente de informes y, sin dudas, de escuchar la opinión y las necesidades de los vecinos. Los concejales no atienden a los vecinos, por eso digo que hay que volver a la gente. Nosotros nunca cerramos nuestro local y seguimos haciendo cosas para la comunidad de Vicente López, aunque hayamos perdido elecciones. Por su parte, la gente también tiene que involucrarse en la política, no quizás con intenciones de ocupar un cargo sino para plantear las situaciones que la preocupan a quienes los ocupemos mañana, y así buscar juntos el camino para solucionar los problemas.

Comentá la nota