Una elección a pedir del gobernador José Luis Gioja.

El resultado de las elecciones, sumado a lo que pasó en el resto de las provincias, parece un libreto escrito por el propio Gioja de una película que termina posicionándolo en la ca­rrera presidencial con serias posibilidades de transformarse en el candidato del PJ.
El sanjuanino ganó, y con mucha comodidad, y fue uno de los pocos justicialistas que puede exhibir un resultado de este tamaño en el país. Sola­mente José Alperovich, de Tu­cumán, y Mario Das Neves, de Chubut, alcanzaron guarismos similares.

Perdieron, en cambio, Nés­tor Kirchner y Daniel Scioli. Reu­temann ganó ajustado y Eduar­do Mondino, el hombre del cordobés José Ma­nuel de la So­ta, quedó tercero.

Si algo le faltaba a Gioja para sentarse en la mesa chica de las decisiones nacionales era el escenario político que se conformará a partir de aho­ra.

Pero el resultado es, también, una clara señal de lo que pasará en la provincia puertas adentro. "El San Juan que viene" quedó herido de gravedad antes de nacer.

Mas allá de que la definición de las últimas urnas le permitan a Ibarra llegar al Con­greso, los casi 19 puntos que obtuvo ayer parecen pocos pa­ra iniciar una construcción po­lítica con aspiraciones serias para pelear la gobernación en el 2011.

Rodolfo Colombo, por su par­te, logró retener los 15 puntos que sacó hace dos años, pero sumó una nueva derrota en su vida política.

Con la oposición dividida y ca­da vez más debilitada, y el oficialismo fortalecido por la contundencia de los números, los únicos nubarrones del libreto giojista parecen verse en la in­terna del PJ en la provincia.

Comentá la nota