Elección clave en Santiago del Estero

La Presidenta que faltó al cierre de la campaña, apoya al gobernador; el senador Pichetto, a candidatos del PJ.Mariano Obarrio
SANTIAGO DEL ESTERO.- El debate que envolvió la jornada de cierre de campaña electoral en esta provincia fue el sorpresivo desplante que la presidenta Cristina Kirchner a Gerardo Zamora, el mayor aliado de la Casa Rosada entre los gobernadores "radicales K", que con toda seguridad será reelegido el domingo próximo en los comicios locales.

La Presidenta iba a inaugurar anteayer aquí la terminal de ómnibus y le iba a levantar la mano a Zamora. El acto masivo estaba previsto desde semanas antes y era el broche de oro electoral del gobernador. En el palco debían estar el ex presidente y titular del PJ, Néstor Kirchner, y media docena de ministros. Todo el poder institucional y partidario del peronismo al servicio de un candidato radical. Aliado, pero radical al fin.

Debió hacerse por videoconferencia. "Fue ante 20.000 personas y Cristina dijo que yo soy el mejor gobernador", se justificó Zamora a sus allegados, dijo uno de ellos a LA NACION. Según fuentes del entorno de Kirchner, es posible que la Presidenta o su esposo vengan pasado mañana, a celebrar el triunfo de Zamora. Pero evitaron el final de su campaña con bombos y platillos. Pasaron muchas cosas.

El gobierno santiagueño masticó bronca y desconcierto, según aseguraron a LA NACION fuentes oficiales locales. El desmembrado PJ local, que postula candidatos a diputados provinciales, porque está intervenido y no tuvo tiempo de armar un postulante a gobernador competente, celebró como si fuera un triunfo.

Ayer, mientras Zamora hizo una caravana masiva, el PJ recibió el apoyo del senador nacional Miguel Angel Pichetto (Río Negro). "El Gobierno apoya a Zamora para gobernador, para sostener la Concertación, que funciona en el Congreso. Pero el peronismo apoya a sus candidatos del PJ a diputados provinciales", explicó Pichetto a LA NACION.

Fue recibido por el interventor en el PJ, Jorge Francos, la primera candidata a diputada, Gabriela Ortiz, y por el líder del Movimiento Viable, el intendente de La Banda, Héctor Chabay Ruiz, aliado al peronismo en el Frente Justicialista para la Victoria, que tiene el aval de Kirchner y el sostén de Juan Carlos Mazzón desde la Casa Rosada.

En el peronismo admiten que Pichetto le reclamó a Kirchner hace una semana, tras la venida del jefe de Gabinete, Sergio Massa, en apoyo de Zamora, una reivindicación para el PJ. "Ya está bien con el apoyo a Zamora, pero hagamos algo para la lista peronista que se presenta", suplicó en Balcarce 50.

"Zamora va a ganar, es nuestro aliado en el Congreso, pero soy un convencido del sistema de partidos y de que el peronismo se tiene que reconstruir en Santiago, tiene que haber diputados del PJ para que haya control en la Legislatura", dijo a LA NACION.

Delicias de la Concertación Plural. Zamora es el más fiel a Kirchner de los gobernadores radicales: Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca) y Arturo Colombi (Corrientes) están peleados con Kirchner. Miguel Saiz (Río Negro) tiene una fría relación. Saiz venció a Pichetto en 2007 con el apoyo del entonces jefe de Gabinete Alberto Fernández, impulsor acérrimo de la Concertación, así como Zamora le ganó a José Figueroa en 2004, aquí con fogoneo del mismo Fernández, nada querido entre los peronistas locales.

Zamora dio señales de autonomía cuando Jorge Francos, en nombre de Kirchner, le reclamó que el vicegobernador y la mitad de las listas fueran ocupadas por kirchneristas. Pero el gobernador designó a un radical, Angel Niccolai, y a muchos amigos en las nóminas. No hay kirchneristas. Ello influyó en el desplante de ayer.

Comentá la nota