Elaboran un proyecto de ley para el tratamiento de los enfermos celíacos.

Asociaciones de la provincia reclaman una normativa que establezca que haya alimentos en los supermercados o menúes específicos en restaurantes.

En el país, algunas obras sociales empezaron a implementar cobertura a los celíacos. En Neuquén, aún no.

Neuquén > La media sanción en el Senado de la Nación a una ley que, entre otras cosas, incorporará a la enfermedad celíaca a las prestaciones del Plan Médico Obligatorio garantizando el diagnóstico y tratamiento motivó en Neuquén la presentación de un proyecto de ley que contempla, además del mencionado, otros puntos que beneficiaría a las personas que padecen esta enfermedad.

Actualmente en el país algunas obras sociales están empezando a implementar algún tipo de cobertura a los celiacos, aunque no es el caso de la provincia del Neuquén. “La idea es que se defina un pool de alimentos que se determinen como básicos y necesarios de acuerdo a la edad de la persona que la obra social tendría que cubrir mensualmente”, explicó la nutricionista Fabiana Echevarría, quien se desempeña en el hospital de Plottier y es integrante de ACELA (Asistencia al Celíaco de la Argentina) filial Neuquén, una de las dos asociaciones que funciona en la provincia.

La posibilidad de contar con una cobertura “aunque sea parcial va a favorecer mucho a las familias con celíacos ya que los costos de los productos elaborados con las harinas permitidas son muy altos en comparación con las que consume el resto de la población”, puntualizó Victoria Flecha, presidenta de ACEN (Asociación de Celíacos de Neuquén), organización que lleva un año de actividad.

“Por ejemplo un kilo de harina especial para celíacos ronda entre los 14 y 19 pesos, en cambio una harina común está en 4 pesos. Un paquete de galletitas de 200 gramos que consume un celíaco sale 7 pesos mientras que para el común de la gente cuesta de 2 a 3 pesos”, sintetizó Flecha.

En la Argentina la enfermedad celíaca afecta a 400 mil personas pero sólo 25 mil lo saben. “Está estudiado que la prevalencia de la enfermedad es del 1 por ciento, por lo tanto en función de los últimos datos de población de Neuquén tendría que haber unos 4.000 celíacos diagnosticados en la provincia”, señaló Echevarría quien aclaró que en ACELA sólo tienen registrado alrededor de 650 personas.

Al igual que el proyecto de ley nacional, que ahora deberá ser tratado en Diputados, la iniciativa para la provincia presentada a fines del año pasado por la diputada Yenny Fonfach de la Concertación incluye la obligatoriedad de que todos los productos de consumo humano, como alimentos y medicamentos, deberán tener un rótulo que identifique si contiene o no gluten ya que la enfermedad celíaca se conoce como la intolerancia a éste. “En realidad, se trata de la intolerancia crónica y definitiva a una proteína llamada prolamina, presente en cuatro cereales: trigo, avena, cebada y centeno“, agregó la integrante de ACELA.

“Actualmente son pocos los alimentos que vienen identificados pero a partir de la reglamentación de esta ley esto pasaría a ser obligatorio para todos los productos alimenticios”, afirmó Echevarría, que también es celíaca.

Uno de los puntos incorporados en el proyecto de ley para la provincia señala que tanto los hipermercados como los supermercados deberán contar con un stock permanente de los productos de la canasta básica para celíacos bajo apercibimiento de ser pasibles de sanciones por falta de abastecimiento prevista en la Ley 20680. “En Neuquén son pocos los supermercados que tienen destinado un sector con productos para celíacos. Incluso hay una ordenanza municipal que fue aprobada el año pasado que multa a los comercios que no cuentan con dicho espacio”, sostuvo Flecha, de ACEN.

Otro punto en común entre la ley nacional y la propuesta para Neuquén es asegurar que las personas celíacas que no tienen cobertura social reciban una ayuda del Estado a través de los ministerios de Desarrollo Social o Acción Social. “En este punto estamos bien en Neuquén porque hace unos años se firmó un convenio con el ministerio de Acción Social por el cual se entregan alimentos a las familias con dificultades económicas”, finalizó Echevarría.

El cuidado es una dieta

La enfermedad celíaca es una intolerancia total y permanente a las prolaminas, proteínas presentes en el trigo, avena, cebada y centeno. Su ingestión produce la atrofía de las vellosidades del intestino delgado y por lo tanto una mala absorción de nutrientes.

Los síntomas son variados, diarrea, vómitos, falta de crecimiento, dolor abdominal, caída del cabello, anemia crónica, abortos espontáneos, esterilidad y problemas neurológicos.

Afecta a cualquier persona que posea un factor genético que predisponga para desarrollar esta enfermedad, sin importar su edad ya que es frecuente encontrarla en niños y son numerosas las personas que son diagnosticadas en la edad adulta.

El tratamiento consiste en una dieta que excluye a las prolaminas tóxicas para el celíaco: trigo, avena, cebada y centeno. Se la conoce como dieta sin gluten.

La dieta debe seguirse estrictamente durante toda la vida. La información actualizada sobre los alimentos aptos es fundamental ya que permite mayor variedad en la alimentación y asegura un tratamiento adecuado.

Comentá la nota