El Ejército de Venezuela tomó control de firmas de servicios petroleros

En la noche del jueves, los soldados tomaron el control de las instalaciones de 20 compañías
Soldados venezolanos tomaron el jueves control de astilleros y otros activos pertenecientes a compañías de servicios petroleros en el más reciente paso del presidente Hugo Chávez por reforzar su control de la industria. Más temprano en el día, la legislatura venezolana aprobó una ley que permite la estatización de un grupo de empresas de servicios petroleros.

Chávez dijo que las tomas de control comenzarían rápidamente en el centro de actividades petroleras de lago Maracaibo, en el estado occidental de Zulia. "Mañana (por hoy) comenzamos a recuperar bienes, activos que pasan ahora a ser del Estado, de propiedad social como ha debido de ser siempre", declaró Chávez, quien agregó que miles de trabajadores pasarían a formar parte de la compañía petrolera PDVSA. Sin embargo, miembros de un grupo de negocios de Zulia que representa a las firmas petroleras locales dijeron a Reuters que soldados tomaron el control en la noche del jueves de las instalaciones de 20 compañías en la parte oriental del lago.

La ley facilita al Gobierno confiscar bienes de grandes empresas de servicios como la norteamericana Halliburton y el proveedor global Schlumberger , en momentos en que PDVSA acumula millones de dólares en deudas con contratistas debido al fuerte retroceso de los precios del crudo.

El presidente socialista nacionalizó hace dos años proyectos petroleros equivalentes a miles de millones de dólares y ahora tiene como objetivo a las firmas de servicios más pequeñas, con las que el Gobierno tuvo dificultades de pago debido a la baja de los ingresos del crudo en meses recientes.

La ley afectaría directamente al productor de gas natural de los EEUU Williams Companies Inc , propietario principal de una instalación de compresión de gas en Venezuela, y que en abril registró una rebaja contable por u$s241 M por una deuda de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

La medida podría causar un declive en la producción de crudo del país, miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), pues podría generar retrasos en servicios clave tras varios años de pocas inversiones en PDVSA, que financia programas sociales que sustentan la popularidad de Chávez.

"Esta pareciera ser una salida fácil a su actual problema de deuda con las empresas de servicios, pero es una solución efímera", dijo Antoine Halff, vicepresidente de investigación del Newedge Group en Nueva York.

La ley pone al Estado a cargo de empresas proveedoras de diversos servicios, -incluyendo la reinyección de gas y agua, transporte marino en el petrolero Lago de Maracaibo- y autoriza a PDVSA a tomar a las firmas involucradas en esas operaciones. Además, permitirá compensar a las firmas con bonos, en lugar de efectivo, ordenar tomas preventivas de instalaciones mientras las disputas se dirimen en cortes y posiblemente anular contratos existentes.

Comentá la nota