El ejército hondureño respalda el diálogo y aceptaría incluso el regreso de Zelaya

Un comunicado de las FF.AA. dice que apoyan una negociación, en el marco del plan ofrecido por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias. Este proyecto incluye el regreso de Zelaya. Prometieron respetar el acuerdo.
Las Fuerzas Armadas de Honduras reafirmaron ayer su respaldo a una solución negociada de la crisis en el marco de la mediación del presidente de Costa Rica, Oscar Arias. El texto parece ser un indicio de que los militares no se oponen a un eventual regreso al poder del presidente constitucional, Manuel Zelaya, derrocado por un golpe el último 28 de junio.

"Como institución respaldamos una solución a la problemática que atraviesa nuestro país, mediante un proceso de negociación en el marco del Acuerdo de San José. Asímismo, reiteramos nuestro apoyo irrestricto a los resultados de la misma, conforme a nuestra Constitución y demás Leyes", afirmaron en un comunicado de apenas tres puntos fechado el último viernes, pero recién difundido ayer, domingo, en el que aseguran "su subordinación a la autoridad civil".La nota, que no tuvo demasiada repercusión en los medios hondureños, repite ideas que, el último jueves, consignó a Clarín el jefe del Estado Mayor del Ejército, Romeo Vásquez Velásquez.

Entre analistas y funcionarios consultados anoche por este enviado, las interpretaciones eran diversas, aunque todos coincidieron en que la cúpula intentaba despejar cualquier posible sospecha de que desee impedir un acuerdo, apoyar el retorno de Zelaya si ése era el caso final y mostrar que es sensible a las presiones de la comunidad mundial -en especial de EE.UU y de la OEA-, que ha condenado el golpe y exigido el retorno de Zelaya al poder. Asimismo, parecía mostrar conciencia de que la negociación realista es la única salida a la crisis, frente a muchos sectores internos del régimen reacios a ello. En rigor, la postura militar revela que hay un virtual quiebre en el seno del gobierno y del conglomerado empresarial que le da sustento entre esas dos opciones. Ante una consulta de Clarín, el general Vásquez se excusó de entrar en detalles, pero consignó que su institución "tiene una posición legalista".

En su propuesta, el costarricense Arias propuso la reinstalación condicionada del líder derrocado,una amnistía política y un adelanto de elecciones, entre otros puntos. Zelaya dio por fracasado el diálogo ya que Tegucigalpa no aceptó devolverle el poder, mientras que el gobierno de facto dijo que sometería la propuesta a todas las instituciones de la república.

El viernes, en una charla con Clarín en Ocotal (Nicaragua), Zelaya llamó varias veces a los militares a desobedecer "al gobierno golpista". Igualmente, se manifestó decidido a dialogar, en una postura que contrastó con posiciones anteriores menos flexibles. Zelaya será recibido este martes por la secretaria de Estado, Hillary Clinton, cuyo gobierno ha rechazado el golpe al tiempo que lo tachó de "irresponsable" por pretender ingresar por la frontera con Nicaragua a su país. Sugestivamente, el canciller interino de Honduras, Carlos López, dijo que Zelaya tiene dos opciones: seguir en la frontera o regresar al diálogo en Costa Rica. Los militares parecen respaldar esta última opción.

Comentá la nota