El Ejército brasileño dejó de buscar el Airbus.

Así lo informó el Ejército de ese país, que, tras asegurar que "es imposible que se hallen más cuerpos", dio por concluida la pesquisa en el Atlántico, donde se precipitó el pasado 1º de junio el vuelo de AF447.
Las autoridades francesas, no obstante, aún no han informado de que vayan a suspender su rastreo. De las personas que viajaban a bordo del Airbus 330-200, hasta el momento se han rescatado 51 cuerpos así como unos 600 restos procedentes del avión.

El coronel de la Fuerza Aérea de Brasil Henry Munhoz ha asegurado que es improbable que se hallen más cadáveres en la zona. "Ya han pasado nueve días y no hemos visto ni un solo cadáver", ha señalado Munhoz en una conferencia de prensa retransmitida por televisión.

Según el capitán de la Marina brasileña Giucemar Tabosa, los barcos franceses continuarán en la zona con la esperanza de encontrar señales de datos y voz procedentes de las cajas negras del Airbus, las cuales podrían aportar información importante para determinar las causas del accidente, todavía inciertas.

Los equipos forenses de la ciudad brasileña de Recife, adonde estaban siendo trasladados los cadáveres, identificaron el pasado jueves los cuerpos del comandante y de un auxiliar del vuelo. Las autoridades han logrado identificar a 11 víctimas, de las cuales diez son brasileñas, cinco mujeres y cinco hombres, y hay también un extranjero de sexo masculino.

Comentá la nota