"Fue un ejemplo inapropiado".

Había comparado el triunfo de Reutemann en la ciudad de Santa Fe con el "síndrome de Estocolmo", una patología de la víctima que se identifica con el victimario. Los reutemistas hicieron cola para pegarle. Y después el gobernador se retractó.
Hermes Binner provocó ayer las reacciones más airadas cuando comparó el triunfo de Carlos Reutemann en la ciudad de Santa Fe con el "síndrome de Estocolmo", una patología de la víctima que se identifica con el victimario, en obvia referencia a miles de santafesinos que sufrieron la catástrofe del río Salado, en 2003 y ahora volvieron a votar a Lole. Los reutemistas hicieron cola para pegarle. "Es una afirmación muy grave porque desestima la decisión de la gente y habla del voto calificado", retrucó la senadora Roxana Latorre. "Es típico de la esencia mas rancia del antiperonismo, descalifica a quienes no lo votaron", saltó el diputado Jorge Lagna. "Los santafesinos no nos merecemos estos agravios del gobernador", completó el diputado Mario Lacava. Después de la réplica, Binner admitió que había utilizado "un ejemplo inapropiado" y aceptó el veredicto de las urnas. "Como hombre de la democracia acepto y respeto, como lo hice siempre, la decisión soberana de los ciudadanos. Y como gobernador, felicito a todos los ciudadanos de Santa Fe por la alta participación política y la conducta cívica" del domingo.

El entredicho comenzó cuando le preguntaron por Radio 2 cómo intepretaba el voto de los santafesinos de la ciudad capital, donde Reutemann le ganó a Rubén Giustiniani por veinte puntos (53,41 por ciento a 33,38 por ciento) y le sacó una diferencia de casi 52 mil votos que le permitió descontar en gran parte los 82 mil votos que el socialista había sacado de ventaja en Rosario. Lole compensó los 30 mil restantes en los departamentos del interior, sobre todo en Castellanos y Las Colonias.

Pero el voto de los capitalinos fue clave para asegurarle el triunfo por un punto y medio en la provincia. "Esto es algo que todavía no alcanzamos a dilucidar -dijo Binner . Con las situaciones que han ocurrido en la ciudad de Santa Fe y a la gente que le han pasado esas cosas, que sigan votando en el mismo sentido. Nos hace recordar a algunos ejemplos internacionales que han ocurrido, con lo cual justifican plenamente esos hechos y al síndrome de Estocolmo, por ejemplo", agregó.

La primera que se escandalizó por las declaraciones del gobernador fue Latorre. "Es una afirmación muy grave. Es contradicir el voto popular, habla de voto calificado, lo cual es muy grave por que desestima la decisión de la gente", dijo la senadora reelecta, que también acusó al mandatario de "fabricar una mentira" al sostener que la política de Reutemann en Santa Fe fue "errada".

Después, siguió Lacava con su propia interpretación del síndrome de Estocolmo. "Los secuestrados se enamoran del secuestrador. Nosotros, que somos los santafesinos, nos enamoramos de Carlos Reutemann, que sería el secuestrador. Los santafesinos de la ciudad de Santa Fe no nos merecemos este agravio y tampoco Reutemann", dijo el diputado más allegado a Jorge Obeid. "En lugar de parar la pelota, ser democráticos, reconocer una derrota, hacen esto. Es una actitud democrática, porque tiene que ver con la expresión del voto ciudadano. La gente vota líbremente con su conciencia y sentimiento. Decirle al santafesino que votó por Carlos Reutemann, que vota por el secuestrador, es un agravio que no se merece ni Reutemann ni el pueblo de Santa Fe. Lo preocupante es que esto lo dice el gobernador de la provincia, que debe comprender que a veces la gente acompaña a un candidato y otras no", insistió Lacava.

Su colega Lagna se pronunció en la misma sintonía. Lo de Binner "es típico de la esencia mas rancia del antiperonismo, descalifica a quienes no lo votaron. Cuando ganan, tratan al pueblo de inteligente y cuando pierden, lo desprecian", expresó el ultrareutemista.

A la tarde, Binner bajó el tono y aceptó que había utilizado "un ejemplo inapropiado". "Como hombre de la democracia acepto y respeto, como lo hice siempre, la decisión soberana de los ciudadanos; y como gobernador, felicito a todos los ciudadanos de Santa Fe por la alta participación política y la conducta cívica" que tuvieron el domingo. agregó.

"Fue una elección muy correcta y tranquila, obviamente lo de Giustiniani también fue excelente. Estamos muy contentos con el resultado de la elección. Nos hubiese gustado ganar pero viendo los resultados y haber obtenido el 41 por ciento de los votos es realmente un hecho sumamente importante. Si comparamos que Gabriela Michetti ganó con el 31% (en Capital Federal) y Luis Juez con el 30% (en Córdoba), creo que es altamente relevante haber sacado el 41 % (en Santa Fe), sobre todo (porque Giustiniani) tenía enfrente a una persona que ha sido varias veces gobernador y senador y tiene un 100% de conocimiento", dijo.

"Por eso, nosotros hablábamos de un empate técnico, porque ese 2% imagínese que si hay un 1% que cambia de sentido ya hay una paridad total. Son números muy cercanos que se pueden inclinar en un momento, para uno lado o para el otro", planteó el gobernador. Y rescató "la limpieza de toda esta elección. No hubo de nuestra parte ningún adjetivo que pudiera agraviar a alguien, al contrario, lo que siempre recordamos fue la historia de cada uno (la Reutemann y la de Giustiniani), pero no adjetivándola, con lo cual en ese sentido estamos muy tranquilos", concluyó Binner.

Comentá la nota