Los ejecutivos quedaron en la primera línea de ajuste de salarios de las empresas

La crisis financiera y la caída de la actividad industrial llevó a las empresas a adoptar maniobras defensivas. La política de remuneraciones a los más altos directivos fue uno de los primeros blancos. Algunas empresas analizan recortes salariales y otras modificaciones en los beneficios del personal. En cualquier caso, el segmento más alto de las compañías ya sufre una inflación superior a la media, y prepara el ajuste de cinturón.
Ser ejecutivo en la Argentina va camino a convertirse en tarea complicada. El espejo de lo que sucede con la crisis en Wall Street amenaza hoy los bolsillos de gerentes y mandos medios de empresas. A las presiones de la dirección para cortar gastos y la demanda de certezas de los subordinados sobre su futuro, se suma la pérdida de poder adquisitivo del propio salario y el temor a lo que vendrá.

Y el problema es que las primeras noticias no son alentadoras. Un índice de la Canasta del Profesional Ejecutivo (CPE) que elabora la Universidad del CEMA reflejó en enero que la familia de un profesional del Gran Buenos Aires necesitó $ 13.874 para vivir. El dato registra un aumento de 2,7% respecto de diciembre, el mayor desde que el índice empezó a ser elaborado, en marzo de 2008. Por entonces, la misma familia necesitaba $ 11.787 por mes. El aumento fue durante 2008 del 17,7 por ciento. El porcentaje más que triplica al IPC del INDEC para ese período.

Pobre ejecutivo. “El año pasado las empresas líderes aumentaron 20,5% las remuneraciones a sus ejecutivos”, señaló Florencia Deverill, senior manager de Hewitt. Pero la mejora se quedó corta ante la inflación real, que superó el 23%, según las estimaciones privadas. Este año el empobrecimiento continuará, ya que el incremento previsto ronda 15% y la inflación sería entre 13,5% y 17 por ciento.

Esos ejecutivos, empero, serían los únicos beneficiados. En numerosas empresas, tal vez las más golpeadas por la crisis y la caída de consumo, el aumento tenderá a cero. Otras aumentarán selectivamente. “Los ajustes serán paulatinos y analizando la evolución del negocio. Las consideraciones ya no son trimestrales sino mensuales”, agregó Luis Arispón, director de Información Salarial de Hay Group.

Hay una alternativa peor: el recorte. “Una empresa nos consultó porque analiza bajar un 15% el sueldo de sus ejecutivos. Es inaudito en un país con inflación”, subrayó Deverill. Pero Ignacio Marseillan, director de Spencer Stuart para América latina, detectó recortes voluntarios en empresas de servicios. No se trata de generosidad ciega. “Es para mantener la rentabilidad y no despedir gente y en el caso de compensaciones con una gran parte variabilizada. En esos casos la pelea es por los resultados, que si son buenos permiten aspirar a un buen bono”, explicó.

Aunque muchas firmas pagan sus bonus anuales en marzo, “el 20% aún está revisando si va a pagar, y cómo”, según dijo Javier Tabakman, director de Capital Humano de Mercer en referencia a una base de datos de 300 firmas. La mitad del 80% restante pagará el bono, que suele ser del 30% del salario base. El resto se divide entre quienes pagarán más y menos.

Es una realidad diferente a la de 2008, cuando “casi todas las empresas pagaron bonos mayores al target”. Además, se prevé que este año algunas atarán los bonos al desempeño global más que a la performance individual. “Si la crisis se profundiza no van a querer pagar bonos altos mientras los accionistas no obtienen retorno”, explicó Tabakman.

Respecto de los beneficios, comienzan a verse algunos recortes. “Se están estirando las renovaciones de los autos. En la Argentina se suele elegir el Passat y el C4; tal vez se empiece a comprar autos menos caros”, dijo Ricardo Bäcker, de Korn Ferry.

El selecto club del consumo

¿Quién gana hoy en la Argentina $ 14 mil netos? Según Tabakman, en una compañía con tres niveles de gerencia –senior, semi senior y junior– este nivel de salario corresponde al más alto.

“Es una persona con responsabilidad, con un área importante a cargo y años de trayectoria. En una compañía grande, responde a un nivel de dirección, y en una mediana, al gerente general”, describió.

En el cálculo de la Canasta del Profesional Ejecutivo (CPE) se consideran ponderaciones del tope de la EPH del INDEC y datos de una encuesta de gasto familiar de UCEMA entre profesionales. Se relevan cada semana 3 mil precios con alta concentración de productos de consumo habitual de altos ingresos, y negocios ubicados en barrios con ese mismo perfil.

El estudio incluye primeras marcas, colegios privados, turismo, autos y electrónica.

Los mayores aumentos de precios registrados en enero correspondieron a los rubros esparcimiento (+9,95%), transporte (+3,72%) –impulsado por el aumento de peajes–, y equipamiento y mantenimiento del hogar (+3,27%) –promovido por el costo del servicio doméstico.

Del relevamiento se encarga FIEL y el cómputo final lo realiza el Departamento de Economía Aplicada de UCEMA.

Comentá la nota