AIG: 73 ejecutivos se premiaron con hasta US$ 6 millones cada uno

AIG: 73 ejecutivos se premiaron con hasta US$ 6 millones cada uno
Es parte del dinero que recibió del Estado. Enfurecido, Obama busca bloquear fondos.
La Casa Blanca anunció ayer oficialmente que estudia poner límites a la ayuda estatal a la gigante aseguradora American International Group (AIG), luego de que el presidente Barack Obama expresara su furia por la decisión de la empresa de pagar bonificaciones por 165 millones de dólares a sus ejecutivos, una movida que AIG dijo no poder evitar por razones legales.

Anoche, el secretario del Tesoro, Tim Geithner, anunció que el gobierno hará una liquidación "ordenada" de la empresa, que contempla el reembolso de esos 165 millones de primas ya entregadas. Geithner aseguró: "Trabajaremos para proteger al contribuyente estadounidense."

La falta de condena a altos ejecutivos de Wall Street por la crisis que desataron es un tópico central en este tiempo de pérdidas millonarias en EE.UU. y otros países.

El fiscal general de Nueva York, Andrew Cuomo, denunció que AIG pagó ya al menos 1 millón de dólares (hubo casos de 4 y 6 millones) a cada uno de 73 ejecutivos, de los cuales 11 ni siquiera trabajan más en la compañía.

El escándalo de pago de bonos a ejecutivos estalló porque el Estado se está haciendo cargo de millonarias partidas para salvar a instituciones financieras, que fueron responsables de despilfarro por la especulación con "productos" que resultaron incobrables.

El gobierno ya colocó 173 mil millones de dólares en la empresa, seminacionalizada de hecho, y analizaba otra partida de 30 mil millones. Pero revisará eso tras el escándalo de los bonos. Obama dijo el lunes que "es difícil entender cómo los corredores de derivados en AIG se merecieron bonificaciones, mucho menos 165 millones de dólares en paga extra".

Ayer la empresa anunció que presupuestó 57 millones en "pagos retenidos" para empleados que serán despedidos. Eso es parte del millón de dólares por persona que denunció Cuomo, quien avisó que citará a juicio a directivos de AIG para que detallen el tema.

"Gastar ese dinero cuando la empresa está en su lecho de muerte es ridículo", dijo el representante (diputado) Elijah Cummings, demócrata de Maryland.

En un editorial, The New York Times destacó que buena parte del dinero terminó en las arcas de bancos asociados a la empresa en sus negocios.

La lista incluye a Goldman Sachs (US$ 12.000 millones), Merrill Lynch (6.000 millones), Bank of America (5.000 millones), Citigroup (2.000 millones) y una veintena de bancos europeos por un total de casi 60.000 millones. Según el diario, hay otros 32.000 millones cuyo destino se desconoce.

Por su parte el diario The Wall Street Journal, que habitualmente refleja la opinión del establishment financiero, también deploró la ayuda de facto a bancos extranjeros, pero aconsejó pagar sin chistar las bonificaciones para evitar más problemas a la empresa -incluyendo eventuales represalias de sus ejecutivos despechados- y reclamó una reprivatización de AIG.

Comentá la nota