Los ejecutivos no ven claro el modelo de la oposición.

Pese a que comparten críticas al oficialismo.
La cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA), con su presidente, Héctor Méndez, a la cabeza, partirá hoy a EE.UU. invitada por su homóloga norteamericana, la NAM, y espera que el clima de enfrentamiento con el Gobierno se relaje por unos días. Pero la tensión de la industria con el kirchnerismo y el acercamiento con la oposición por las críticas a la alianza con Venezuela no significa que los empresarios vean claridad en el modelo económico que proponen la Unión Pro o el Acuerdo Cívico y Social (ACyS).

Esa fue la conclusión a la que arribaron algunos industriales después de que el martes unos 17 integrantes del comité ejecutivo de la UIA se reunieran con los dirigentes del panradicalismo María Eugenia Estenssoro, Ricardo Alfonsín, Enrique Olivera y Oscar Aguad, entre otros, y tras el encuentro de la mesa chica de la entidad el miércoles con los líderes de Unión Pro, Mauricio Macri, Francisco de Narváez y Felipe Solá.

"Unión Pro promueve la seguridad, pero no dice cuál es su estrategia empresaria", observó un poderoso industrial textil, de perfil proteccionista, que considera que los Kirchner no están peleados con las empresas ("les dan ayudas, pero no dan pie con bola") sino con la sociedad. "No se sabe qué hará la oposición, pese a que Macri y De Narváez son empresarios", agrega la fuente, que descarta un enfrentamiento del sector fabril con el Gobierno como el del campo en 2008 por una diferencia sustancial: el apoyo que los agricultores consiguieron en el interior.

Otro empresario pero de la industria alimentaria, de perfil liberal, admitió que en el encuentro con ACyS "se discutió si la oposición tiene un programa". El radical Aguad les preguntó a los industriales por qué no apoyaron al campo en el conflicto del año pasado o, mirando al vicepresidente de la UIA Cristiano Rattazzi, por qué suelen ir a la Casa Rosada a aplaudir los anuncios de la presidenta Cristina Kirchner. Rodolfo Achille, prosecretario segundo de la Unión Industrial, contraatacó con una alusión implícita a los gobiernos radicales: "Si empezamos a hablar del pasado...". El vocal Roberto Arano abogó por un tipo de cambio más alto.

El industrial de la alimentación antes mencionado reconoció que la reunión con Unión Pro fue "mejor". También destacó una frase de De Narváez: "No se puede seguir con una economía cerrada". De todos modos, el industrial admitió que "falta un programa de la oposición, en esta campaña no se discute nada, pese a la crisis internacional". Agregó que De Narváez y Alfonso Prat-Gay, de ACyS, coinciden en criticar los subsidios "cruzados" y en abogar por una economía más "destrabada" y una protección "inteligente" de la industria.

Otro integrante del sector alimentario condenó que "el dólar y la macroeconomía no se discuten para nada". En los dos encuentros se reclamó que las reuniones con los políticos no se hagan sólo antes de las elecciones y se compartió la inquietud por lo que hará el Gobierno durante los cinco meses y medio que separan los comicios de la asunción de los nuevos legisladores. Se destacó el llamado al diálogo de Alfonsín.

De financiamiento a la campaña no se habló en los encuentros de la UIA, según relatan los industriales. "De eso se habla en otros ámbitos", reconoce un industrial. Otro elucubra que el ex presidente Néstor Kirchner criticó al "grandote", Techint, para que ninguna otro compañía se acerque a la oposición.

En tanto, surgen dos signos más de tensión con el Gobierno. Méndez, que el miércoles visitó al ministro de Planificación, Julio De Vido, para apaciguar el conflicto, decidió no viajar con la Presidenta el 15 de este mes a la asamblea de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en Suiza. Además, el Grupo de los Siete, que integran la UIA, la Sociedad Rural, Confederación Rurales (CRA) y otras cuatro cámaras, se ampliará a Grupo de los Nueve porque CRA exige que se incluya a las otras dos entidades de la Mesa de Enlace: la Federación Agraria (FAA) y la Confederación Intercooperativa (Coninagro).

Comentá la nota