El Ejecutivo municipal rechaza la posibilidad de aumentar el boleto

El oficialismo aspira a frenar en el recinto del Concejo las tarjetas por aproximación. Las empresas sostienen que en caso contrario debería subir 21,7% la tarifa.

"No habrá aumento en el precio del boleto durante este año". Esta es la definición más clara que ha surgido hasta ahora desde el Departamento Ejecutivo en torno a la intrincada situación que se creó el vienes, cuando las comisiones del Concejo Deliberante le dieron despacho definitivo al proyecto de instalar tarjetas por aproximación a bordo de los micros.

Ese despacho, impulsado por los bloques de la oposición, se activó y se firmó cuando ya pesaba la advertencia de los empresarios de que si se adoptaba esta medida debería aplicarse una suba del 21,7% en la tarifa para compensar los gastos del cambio de sistema.

El expediente tendría que ser tratado en la sesión del Concejo prevista para este jueves. Por eso el bloque oficialista está tratando de desandar el camino, en un intento por lograr que el proyecto no sea aprobado de manera definitiva y regrese a las comisiones.

De lo contrario, el intendente Gustavo Pulti afrontaría un dilema complejo de resolver. Es que el texto establece que el nuevo sistema debería ser implementado en un lapso de 90 días, lo que coloca al gobierno municipal en una delicada situación.

Fuentes del Ejecutivo le aseguraron ayer a LA CAPITAL que la definición más clara de la gestión es la de no conceder una nueva suba de la tarifa durante el resto del año. Por lo demás, interpretaron que el hecho de que el proyecto de las tarjetas por aproximación haya sido aprobado en las comisiones es el resultado de un intento de la oposición por provocar un conflicto para el gobierno local. "Fue una actitud pequeña" de parte de los concejales opositores, señalaron las fuentes.

Es que el proyecto obtuvo el dictamen favorable de la comisión de Hacienda el viernes, en una votación en la que todas las bancadas se alinearon en contra de la postura de Acción Marplatense que quiso evitar el despacho. Pero los únicos dos concejales del oficialismo presentes en la reunión, Santiago Bonifatti y Héctor Rosso, quedaron en inferioridad numérica ante los radicales Cristina Coria, Walter Malaguti, Eduardo Abud y Juan Carlos Cordeu (Frente Nacional y Popular Marplatense), Verónica Beresiarte (FpV) y Leticia González (Acuerdo Cívico y Social).

El viernes el expediente ya tenía el despacho favorable de otras dos comisiones (Transporte y Legislación) por lo que el resultado que obtuvo en Hacienda terminó por convertirlo en un tema que, obligatoriamente, tendrá que ser incorporado en la sesión de este jueves. Por estas horas, el oficialismo está tratando de lograr un acuerdo que le permita desanudar el problema, frenando la aprobación de la medida.

Por su parte, desde el viernes los transportistas no sumaron nuevas declaraciones al debate y se mantuvieron en su postura ya conocida, que quedó cristalizada en una frase del vocero de la cámara del sector, la Ametap, Claudio Lassiar: "Ante la necesidad de avanzar en la implementación de un sistema de expendio de pasajes mediante tarjetas por aproximación se debe considerar una recomposición de tarifas del 21,7 % y la recaudación durante un año para solventar la inversión que significa la incorporación de la tarjeta por aproximación".

Durante la reunión del viernes en la comisión de Hacienda, la jefa del bloque radical, Cristina Coria, subrayó las falencias del actual sistema de tarjetas magnéticas al que calificó como "obsoleto", asegurando que ya no le ofrece ninguna garantía al usuario, que se ve perjudicado por fallas recurrentes y por la escasez de bocas de recarga. Y además sostuvo que los transportistas tampoco demuestran tener "voluntad de que funcione" como corresponde.

Asimismo Coria rechazó la pretensión de los empresarios de trasladar el costo de la renovación del sistema a los pasajeros, al subrayar que dentro de la tarifa ya existe un componente asociado a la compra de las actuales boleteras, adquiridas hace 14 años y a las que ya consideró "amortizadas".

En este contexto, la jefa del bloque radical también propuso analizar la posibilidad de que la comuna asuma el control o concesione la comercialización del boleto. La idea fue respaldada por González, Beresiarte y Cordeu. Este último, incluso, adelantó que en días más presentará un proyecto en ese sentido.

Por su parte, el oficialismo no pudo frenar la aprobación del expediente, pese a que tanto Bonifatti como Rosso fueron explícitos a la hora de advertir que la medida sería un motivo de conflicto para la comuna y señalaron que si bien estaban de acuerdo con cambiar el sistema de pago del boleto, había que tener en cuenta "el sentido de la oportunidad" a la hora de hacerlo.

Pulti apeló a la "paciencia"

El intendente Gustavo Pulti aseguró que su gestión mantiene el compromiso asumido de no aprobar ningún aumento del precio del boleto plano para viajar en colectivo durante este año. El jefe comunal apostó al "diálogo y a la paciencia" para destrabar esta situación. "Vamos a apostar a la razonabilidad, al diálogo y a tratar de evitar ninguna decisión intempestiva que vaya en contra de los intereses de los marplatenses" dijo indicando la voluntad de evitar la "confrontación".

En ese sentido expresó a LA CAPITAL que "yo entiendo la voluntad política que han tenido sectores de la oposición, pero también hay un escollo importante que ha sido establecido, la pretensión de los empresarios ante esa decisión"

"Lo que tiene que estar claro es que el gobierno municipal no va a dar aumentos durante 2009 tal como lo comprometimos y como lo hemos respetado durante todo el año. Vamos a promover las acciones de acuerdos que puedan existir, dentro de este contexto que es restringido, es estrecho, que tampoco hemos elegido nosotros. Esta era una discusión que no estaba en la agenda y fue repuesta ahora. Pero así son las cosas y nosotros no tenemos cuestionamientos hacia nadie", aseguró.

Comentá la nota