El Ejecutivo insiste en no dialogar con ocupantes

El Instituto Municipal de Tierra y Vivienda para el Hábitat Social (Imtvhs) afirmó ayer que solo dialogará con los vecinos la ocupación realizada detrás del barrio Newenche si se comprometen a desocupar las tierras. Fue durante la reunión del Consejo Social de Tierras en la que se recibió a una comisión de 5 representantes de los vecinos ocupantes. Hubo críticas de las organizaciones al Ejecutivo. Fotos José Luis Reybaud.
Ante la demanda de respuestas de una comisión de 5 representantes de la ocupación realizada detrás del barrio Newenche que se reunió ayer con el Consejo Social de Tierras luego de dos semanas de ocupación, el Imtvhs afirmó que solo dialogará con los vecinos si se comprometen a desocupar las tierras.

La respuesta del director del Imtvhs, Oscar Zamora, estuvo en línea con la decisión del responsable del IPPV en Viedma, Vicente Pili, quien en una reunión mantenida en la capital provincial afirmó que el instituto retirará la denuncia contra los ocupantes, si deciden retirarse del lugar.

"Nosotros nos vamos a sentar a dialogar pero acordando que se van a ir de las tierras. Estamos dispuestos a establecer un vínculo con ustedes para solucionar el problema pero como el resto de los ciudadanos que están igual o peor que ustedes", afirmó el funcionario.

La respuesta que dio Zamora como representante del Ejecutivo municipal fue rechazada por los vecinos que permanecen en la ocupación y por las organizaciones sociales que criticaron una actitud que consideran que en vez de abrir, cierra el diálogo.

Referentes de distintas organizaciones afirmaron que los problemas habitacionales de Bariloche no solo no se están encauzando sino que continúan profundizándose y generando enfrentamientos entre vecinos que no existían años atrás.

La ocupación de tierras ha sido una de las maneras en la que se ha ido "resolviendo" la demanda habitacional

frente a los problemas dominiales y el negocio inmobiliario en la ciudad. Como ejemplo basta mencionar barrios como Virgen Misionera, Las Quintas, Villa Llanquihue, y más recientemente, Villa Jamaica y Nahuel Hue, por citar algunos casos.

En los últimos años, el crecimiento poblacional desmedido generó una mayor demanda habitacional y una falta de respuesta por parte del mercado y del Estado que recién en 2008 decidió sancionar por ordenanza la creación de un Instituto de Tierra y Vivienda y un Consejo Social de Tierras para trabajar coordinadamente y aportar en la definición de políticas de hábitat para la ciudad.

Algunas de las principales críticas desde las organizaciones que integran el Consejo son, justamente, la ausencia de políticas de Estado que permitan resolver el problema y afrontar situaciones de emergencia como una ocupación.

"El gobierno no puede cerrar las puertas y poner condicionamientos para el diálogo con los ocupantes desconociendo la necesidad y la realidad que tienen. Ustedes tienen que abrir las puertas para el diálogo y la negociación y aplicar políticas pero vemos que no hay política", señaló Bibiana Alonso integrante de la fundación Gente Nueva.

Justamente, varias de las críticas apuntaron a señalar que, hasta el momento, no se cuenta con datos y trabajo que permitan tener una idea cabal de cuál es la realidad habitacional de la ciudad, ni con políticas de hábitat para afrontar una situación emergente como es una ocupación.

El Instituto reconoció que no tiene previsiones para estas situaciones e informó que las líneas de trabajo que viene realizando tienen que ver con la actualización de los relevamientos de las distintas ocupaciones, con la inscripción de las personas que demandan tierra, vivienda y arreglos habitacionales en el Registro de Demandantes, con el trabajo con grupos de cooperativas y con la búsqueda de tierras para poder desarrollar planes de vivienda para la mayor cantidad de familias posible.

Sin embargo, los planteos apuntaron a señalar la falta de una mirada global que permita abordar un problema complejo desde sus distintas aristas.

En este sentido, el agrimensor Cristian Muller reiteró la necesidad de contar con directivos que entiendan en el tema y estén capacitados para motorizar políticas en el marco de un planeamiento de la ciudad y no como respuestas a hechos aislados.

"No estamos viendo la película completa" afirmó y agregó que "sin ver la película completa no sabemos de qué estamos hablando ni podemos planificar". Finalmente concluyó diciendo que es necesario que se profesionalice el Instituto porque "las políticas de tierra requieren estrategias que superen los cuatro años de gestión de los gobiernos y no pueden responder a las voluntades políticas de un momento".

Al terminar la reunión los vecinos de la ocupación se retiraron de la municipalidad con la promesa de ser atendidos el martes por el intendente Cascon y afirmando que no van a desistir de la ocupación pacífica que realizaron en las tierras.

Comentá la nota