El Ejecutivo exige austeridad a los intendentes.

“El Gobierno no abandonará a ningún municipio”, afirmó el ministro Jaldo ante los planteos de los jefes municipales.
Los intendentes deberán ajustar sus gastos para afrontar el impacto que la crisis económica producirá en las finanzas públicas. El primer síntoma, la caída en los ingresos mensuales correspondientes a la coparticipación de impuestos, puso en alerta a los jefes municipales.

Los principales perjudicados son los intendentes de los municipios que no firmaron el Pacto Social y que, por ende, dependen principalmente de la recaudación. Estos son Las Talitas, Trancas, Burruyacu, Simoca y Graneros. El caso de La Cocha es particular, porque no rubricó el convenio de asistencia con la Provincia para recibir aportes para el pago de sueldos ni tampoco integra el Fondo Fiduciario.

Frente a los temores expuestos por algunos de los intendentes, el ministro del Interior, Osvaldo Jaldo, intentó llevar tranquilidad y calmar la incertidumbre. “Coincido con ellos cuando hacen referencia a la crisis y dicen que se van a tener que esforzar el doble y tener que usar el ingenio para poder dar respuestas a la gente. Pero también es claro que van a tener que ser muy cuidadosos con los recursos”, dijo.

“Aquellos municipios que están fuera del Pacto Sueldo son los que están sintiendo financieramente el impacto de la disminución de la recaudación, en la misma proporción que lo padece la Provincia”, añadió. Según las estimaciones oficiales, las proyecciones de ingresos por coparticipación de impuestos cayeron alrededor de un 12%.

No obstante, el funcionario aclaró que la decisión política del gobernador, José Alperovich, es clara. “El Gobierno no abandonará a ningún intendente. No hay dudas de que deberán ser cautelosos y criteriosos a la hora de aplicar los recursos”, sentenció Jaldo.

El ministro aseveró que tampoco es necesario que los intendentes firmen el Pacto Social para garantizar el pago de sueldos. Explicó que pueden recibir financiamiento a través del Fondo Fiduciario. “El Pacto Social está abierto para todos los municipios cuando sus intendentes lo crean conveniente. Pero muchos incrementos salariales se vienen afrontando a través del Fondo Fiduciario, no es necesario que lo firmen”, ejemplificó. En el caso de La Cocha, precisó que existen vías alternativas de financiamiento, como la entrega de Aportes Reintegrables. “Lo importantes es que ningún municipio se quedará sin financiamiento. Al Gobierno le interesa que los municipios funcionen bien y los intendentes deben garantizar gestión, paz social y, mínimamente, obras y servicios”, remarcó el funcionario. La semana próxima, el gobernador se reunirá con los 19 intendentes.

Los 12 municipios que firmaron el Pacto Social ceden los ingresos de coparticipación a cambio de una asistencia fija mensual del PE. En este año, el Gobierno prevé aportar $ 566,2 millones para el pago de la planilla salarial de esas administraciones, mientras que para obras públicas la cifra es de unos $ 183,4 millones.

Comentá la nota