El Ejecutivo espera la aprobación de las obras para construir el puente Hernández-Kennedy

Los concejales tratarán en la próxima sesión el plan de trabajos en el que se contempla la realización de este paso que vinculará dos sectores de Pergamino muy poblados.
De permitirse el desarrollo total de las tareas inmediatamente después del encuentro de los ediles se harán los contratos con la empresa constructora para que en el término de seis meses se termine la planificación que tiene como objetivo unir dos amplias zonas.

DE LA REDACCION. El Ejecutivo local aguarda con expectativas la próxima sesión del Concejo Deliberante porque allí se aprobarían la construcción del nuevo puente que unirá los barrios José Hernández y Kennedy en el marco del proyecto establecido por los técnicos de la Secretaría de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos. "Estuvimos en los últimos días dialogando con los concejales teniendo en cuenta que ellos tratarán esta iniciativa en la sesión que viene", informó en la tarde de ayer el arquitecto José Salauati, titular de esta dependencia de la Municipalidad.

- En caso de aprobarse el proyecto ¿cómo siguen las acciones?

- Tenemos que aguardar la determinación de los concejales de la ciudad y si aprueban esta planificación inmediatamente haríamos todos los pasos correspondientes al contrato para que se empiecen las tareas.

- ¿Qué tiempo demandarán los trabajos?

- Según las estimaciones técnicas los trabajos demorarían alrededor de seis meses; hay que efectuar una serie de tareas complementarias que no pueden dejarse de lado pero estimamos que dentro de ese tiempo se tienen que finalizar las obras para el nuevo paso.

Una oferta

"Hemos informado hace algunos días que se presentó un único sobre en esta licitación y el mismo corresponde a una empresa de nuestra ciudad", señaló el arquitecto José Salauati, responsable de esta área comunal al dialogar con LA OPINION.

Asimismo el funcionario municipal explicó que "la firma Beton llevó la propuesta que supera los 2.209.000 pesos y esto significa un valor que está cerca del 12 por ciento arriba de lo pautado en el concurso de precios que se concretó para estos importantes trabajos", dijo Salauati.

Los objetivos

La superposición de las rutas Nº 8 y 188 han dado origen a numerosos reclamos de diversos sectores ciudadanos y usuarios, justificados por los múltiples conflictos que concurren en el lugar que han derivado en graves consecuencias.

Allí coexisten vehículos de gran porte, automóviles, biciclos, carros y peatones, con picos estacionales que colapsan la ruta por el intenso tránsito de camiones y/o colectivos de larga distancia, además de los vecinos de la zona.

La consecuencia más directa de esta gran congestión vehicular es el alto nivel de siniestralidad. Este se espera disminuir con varias alternativas, algunas de las cuales fueron planteadas por los vecinos y otras incluyen obras de infraestructura como la aceleración de la construcción de la nueva autopista y la realización de un puente vehicular y peatonal sobre el arroyo Pergamino.

Necesidad

En el primer caso, en octubre de 2007, un grupo de vecinos de los barrios Kennedy, José Hernández y Virgen de Guadalupe se movilizaron hacia el Palacio Municipal en reclamo de medidas viales que dotaran de mayor seguridad a la zona.

En la oportunidad se dejaron asentados reclamos que fueron realizados pero que resultan pocos al momento de prevenir siniestros y que ponen en el tapete la urgencia de la concreción de una vía alternativa que permita a los vecinos circular hacia los barrios cercanos evitando el cruce de la carretera nacional.

De esta manera la empresa Corredor Americano S.A. colocó una serie de delimitadores logarítmicos de velocidad, además de todos los carteles indicadores correspondientes. A su vez el Municipio instaló los semáforos intermitentes antes y después del puente, en Mazzei y Trincavelli, un arco delimitador de altura y señalizó con pintura termoplástica el lomo de burro situado en Mazzei a metros de la arteria Gálvez.

Prevenir accidentes

Tal como lo anunciara oportunamente LA OPINION, y una vez concluido el estudio de factibilidad por parte de la Dirección Provincial de Hidráulica, el Municipio llamó a licitación pública para la construcción de un puente sobre el arroyo Pergamino que permitirá conectar los barrios José Hernández y Kennedy.

"Recordemos que la zona de superposición de las rutas Nº 8 y 188 es de altísimo riesgo vial, esperamos descomprimir la situación que se genera con el tránsito constante que se registra en este sector", dijo el secretario Salauati a través de un comunicado entregado al Diario en la mañana de ayer.

Asimismo el funcionario de la Municipalidad manifestó que "se debe tener en cuenta que la complejidad del conflicto es de carácter multidimensional y su abordaje implica actuar a corto plazo por lo que el Ejecutivo decidió acelerar el proyecto de construcción del puente a pesar del magro presupuesto que tenemos para este año", enfatizó José Salauati durante la entrevista llevada a cabo en el Palacio Municipal.

Proyecto integral

Teniendo en cuenta el desarrollo de nuevos proyectos, el secretario informó al Diario que este conector forma parte de los estudios de planificación urbana "que apuntan a afianzar el liderazgo regional de Pergamino. Esta obra de infraestructura es vital no sólo para los vecinos y transeúntes de esas barriadas, sino para toda la ciudad que verá agilizado el tránsito vehicular y peatonal", explicó el funcionario, quien a la vez agregó que "se busca integrar la obra con el proyecto del Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi) para el Segundo Cruce, previendo el futuro crecimiento urbano del sector, promoviendo un más fácil y cómodo progreso de todas las actividades y funciones de los barrios, reduciendo desplazamientos", se explicó desde el Municipio.

Muy peligroso

Los inconvenientes son cotidianos, tanto para vecinos de la zona como para conductores, en el tramo de la superposición de rutas, debido al incesante tráfico vehicular que se registra. El paso continuo de unidades móviles de gran porte es alarmante y pone en peligro a los vecinos que necesitan a diario cruzar la cinta asfáltica para desarrollar sus actividades. La automarginación al sector termina siendo una alternativa par preservar la vida frente a tamaño riesgo.

La necesidad de contar con este nuevo puente y a fututo con la autovía en la ruta nacional Nº 8, que saque la carretera de la ciudad, se confirma con el pedido de los pergaminenses que se enfrentan al riesgo cada vez que intentan cruzarla. En determinados horarios es prácticamente imposible pasar, a la vez que el semáforo instalado en la esquina de Carpani Costa en varias ocasiones no es respetado por los transportistas.

Comentá la nota