El Ejecutivo dice que le queda poco margen para una recomposición salarial

Es porque el aumento en la liquidación de asignaciones familiares le insumirá al Municipio cerca de 7 millones de pesos por año para costearlo, lo que implica una suba considerable en cuanto al gasto en personal presupuestado para este año
El pronunciado aumento en la liquidación de las asignaciones familiares para los empleados del Municipio de Río Grande, le ha dejado poco margen financiero al Ejecutivo municipal para poder otorgar una eventual recomposición salarial, tal cual lo están reclamando los gremios.

Así lo indicó el secretario de Finanzas, contador Paulino Rossi, al analizar el impacto que tendrá en las arcas comunales el aumento de las asignaciones familiares en el presupuesto establecido para el presente año, luego de la resolución que emitiera el Ministerio de Trabajo respecto a la presentación formulada por el gremio Asociación Sindical de Obreros y Empleados Municipales.

En este sentido, el funcionario explicó que este incremento implicará la designación de cerca de 7 millones de pesos al año para solventarlo, dentro del presupuesto lo que impide cualquier suba salarial remunerativa.

«Es un aumento más que importante, y si tomamos en cuenta el retroactivo, estamos hablando de más de 10 millones de pesos para el presente ejercicio que se deberán destinar, por lo cual es una suma más que considerable para un incremento salarial», sostuvo el funcionario quien además advirtió que desde ahora «vamos a ser la única institución del país que va abonar unos 600 pesos por cada hijo en concepto de asignación familiar, es una cifra más que importante».

En consecuencia, Rossi reiteró que por esta suba verá afectado posibles aumentos salariales de carácter remunerativo, aunque aclaró que «este es un aumento salarial otorgado a través de un concepto no remunerativo, como es el concepto por hijo».

«Nosotros teníamos previsto en el presupuesto de este año realizar un incremento salarial, pero este aumento en salarios, a través de las asignaciones familiares -de más de 10 millones de pesos- en el presupuesto 2009, nos quita todo margen de negociación para dar un aumento a través de la parte remunerativa», explicó el funcionario.

Rossi, expresó en este sentido que «este es un incremento plenamente social, porque se beneficia el que tiene mayor carga familiar, por lo cual, es muy probable que este reclamo se lleve adelante en otras instituciones».

Comentá la nota