El Ejecutivo defendió la viabilidad de un nuevo centro de atención médica

La construcción y equipamiento correrán por cuenta de la Nación y la Provincia. Se discute cuánto deberá invertir el municipio para mantener en funcionamiento las instalaciones. Según el Gobierno, serán necesarios entre 4,5 y 5 millones de pesos anuales.

El Departamento Ejecutivo defendió ayer ante el Concejo Deliberante la sustentabilidad del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (CEMA) que se proyecta construir en la vieja estación de cargas de la avenida Juan B.Justo y San Juan, donde se prevé ofrecer asistencia sanitaria de mediana complejidad.

Los encargados de argumentar en favor de la iniciativa fueron el secretario de Economía y Hacienda, Mariano Pérez Rojas, y el de Salud, Alejandro Ferro. Durante más de tres horas brindaron información y trataron de despejar las dudas entre los concejales que integran las comisiones de Obras, Hacienda y Legislación.

Uno de los principales reparos de la oposición para autorizar la construcción del Cema se vincula con los costos de funcionamiento que demandará establecimiento, los cuales estarán a cargo del municipio.

La iniciativa surgió hace algunos meses cuando en plena campaña electoral el intendente Gustavo Pulti firmó un acuerdo con la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández y el gobernador Daniel Scioli.

En ese convenio se acordó la creación del CEMA, cuyo edificio sería construido por la Nación, con una inversión de 28 millones de pesos mientras que la Provincia se comprometió a equiparlo, dedicándole a ello unos 6 millones de pesos. Al municipio le tocaría asegurar su funcionamiento cotidiano, afrontando los costos de mantenimiento, personal e insumos, entre otros.

"Sustentabilidad social"

Durante la reunión de ayer, Pérez Rojas se ocupó de describir cuáles serían los gastos operativos del CEMA y de brindar detalles acerca de las previsiones presupuestarias que el Ejecutivo maneja al respecto.

Según explicó, el municipio debería dedicar entre 4,5 y 5 millones de pesos anuales para asegurar el servicio de este nuevo centro médico. Y trató de demostrar que hoy por hoy la comuna estaría en condiciones de cubrir por su cuenta buena parte de esa cifra.

El funcionario explicó que el CEMA permitiría incrementar notablemente el número de consultas médicas por parte del municipio, calculando que se sumarían unas 235 mil anuales a las que ya se efectúan en las salas y centros de atención primaria. Pérez Rojas explicó que por ello la Municipalidad recibiría un reconocimiento monetario de parte de la Provincia, con lo que se elevarían en unos 2,5 millones de pesos los ingresos de coparticipación, cifra que sería destinada íntegramente a financiar el CEMA.

El secretario agregó que además podrían ingresar otros 840 mil pesos anuales mediante los aportes que realicen las obras sociales a través del SAMO.

"De este modo nos faltaría casi 1,2 millones de pesos anuales", señaló el funcionario reconociendo que "habrá que conseguir recursos adicionales" para cubrir ese monto. No obstante Pérez Rojas no se mostró demasiado preocupado al respecto. Destacó que en la actualidad la comuna cuenta con la posibilidad de destinar a esta área fondos que hasta hace pocos meses se dedicaban a Educación. Incluso hizo alusión a la alternativa de que la Provincia o la Nación colaboren para sostener al CEMA. "Estamos dando un debate ideológico en el que no sólo debe haber un análisis económico" acerca de la conveniencia de construir el CEMA, sostuvo el funcionario, considerando que "el análisis también debe tener en cuenta la sustentabilidad social" y los beneficios del proyecto.

Necesidades de los vecinos

Al respecto fue el secretario de Salud, Alejandro Ferro, quien se encargó de poner el acento en la necesidad de que Mar del Plata cuente con un centro médico de mediana complejidad, capaz de ofrecer un servicio sanitario público que hoy se brinda de manera deficitaria. A modo de ejemplo, planteó que no existe en la ciudad ningún lugar donde se puedan hacer diagnósticos precoces de cáncer de colon, un servicio que, entre muchos otros, podría ofrecer el CEMA.

El debate en torno a la conveniencia de aceptar o no la construcción de este nuevo establecimiento se extendió por varias horas, durante las cuales concejales de todos los bloques plantearon su visión sobre el tema.

Los que demostraron tener más reparos fueron los radicales, quienes sembraron dudas sobre la financiación del proyecto y señalaron su disconformidad con el actual estado de las salas y centros de salud municipales.

Otros como el peronista Ricardo Alonso y el socialista Juan Carlos Cordeu dejaron entrever su posición favorable hacia el proyecto.

En tanto que la concejal Leticia González consideró que "antes de dar un paso hacia la creación de un centro de mediana complejidad" la Municipalidad debería abocarse de lleno a "saldar la deuda que tiene en materia de prevención y asistencia primaria".

Por su parte Carlos Katz (Consenso Local) advirtió que la creación del CEMA significaría generar un "gasto estructural y permanente" para el municipio, por lo que pidió que se profundice el debate sobre si la comuna estaría en condiciones de sostenerlo y si le correspondería hacerlo.

Al finalizar la reunión, el presidente de la Comisión de Hacienda, Santiago Bonifatti, comprometió al resto de los concejales a realizar una nueva reunión conjunta la semana que viene para continuar debatiendo el tema. Concretamente, la decisión que debe tomar el Concejo al respecto consiste en si avala o no el acuerdo que firmó el intendente con la Presidenta y el gobernador para dar así paso a la licitación de la obra edilicia.

Características del proyecto

La intención de la gestión de Gustavo Pulti es la de obtener cuanto antes el visto bueno del Concejo Deliberante para lograr que el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (Cema) pueda ser habilitado a fines del año 2011. La obra edilicia estaría a cargo de la Nación que, una vez que el convenio sea convalidado por los concejales, iniciaría el proceso de licitación, previendo una inversión de 28 millones de pesos. El Cema brindaría un servicio de mediana complejidad, ubicándose entre el que ya ofrecen las salas y centros de salud municipales y los hospitales públicos provinciales de alta complejidad. Permitiría que los pacientes tengan la posibilidad de someterse a estudios diagnósticos como endoscopías, radiografías contrastadas, estudios neurológicos y a otra clase de evaluaciones médicas sin tener que recurrir a los hospitales públicos que se encuentran saturados y no sólo al servicio de los marplatenses, sino también al de otros pacientes de la zona por lo que son denominados interzonales. El nuevo edificio tendría entre 3 mil y 4 mil metros cuadrados cubiertos y contaría con subsuelo, planta baja y primer piso. La idea es ubicarlo a metros de los terrenos destinados a la Ciudad Judicial y el Polo Tecnológico, dentro de la antigua estación de cargas.

Comentá la nota