El Ejecutivo congeló en $ 65 millones anuales la ayuda para comisionados

La estrategia política del Gobierno de manejar las finanzas con austeridad influyó a la hora de decidir el monto que se distribuirá entre las 93 comunas rurales tucumanas. De hecho, el decreto que firmó el gobernador, José Alperovich, para el Pacto Social de 2010, congeló las cifras anuales en un total de $ 65 millones. Es decir idéntico monto que lo pautado durante el ejercicio 2009.
La disposición oficial, rubricada también por los ministros del gabinete provincial, establece que esos recursos que serán girados a lo largo de este año deben servir "para la atención de los intereses indispensables para el ámbito de su jurisdicción".

La partida de fondos que aportará la Provincia apunta fundamentalmente a atender la ejecución de obras públicas y el pago de algunos servicios que prestan las comunas, entre otros gastos.

Equilibrio financiero

El ministro del Interior, Osvaldo Jaldo, remarcó que el hecho de mantener las mismas cifras que en 2009 implica una política de austeridad por parte del Gobierno.

"La austeridad en el manejo de las finanzas es el eje del plan de gestión para este año -dijo Jaldo-. El gobernador Alperovich fue muy preciso en esta directiva; los delegados comunales también tendrán que hacer un gran esfuerzo para mantener el equilibrio de las cuentas públicas", afirmó.

Además, desde 2009, la Dirección General de Rentas es la encargada de la percepción de los tasas en las 93 comunas rurales (43 por la sección Oeste y 50, por el Este tucumano).

Comentá la nota