El Ejecutivo es el autor de 90% de las leyes que aprobó la Unicameral

Al Poder Legislativo de Córdoba sólo se le asignó 0,58% del presupuesto provincial. Críticas opositoras.
El miércoles último, el Poder Legislativo provincial aprobó el presupuesto 2009 que le otorga a la Unicameral la más baja asignación proporcional de recursos de la historia democrática cordobesa.

El dato cuantitativo no puede abstraerse de otra realidad para un análisis objetivo: 88,9 por ciento de las leyes que aprobó la Legislatura, en lo que va del año, surgió del Poder Ejecutivo, no de los propios legisladores. Esto implica que, como se ha indicado desde estas páginas en los últimos cinco años, el gran generador de leyes en el sistema institucional cordobés es el Poder Ejecutivo y no el Legislativo.

Los números hablan por sí mismos. Sólo 13 de las 118 leyes sancionadas en 2008 fueron iniciadas por legisladores oficialistas y de la oposición. Y el peso específico de esas iniciativas para la política provincial es limitado respecto de los cambios que se ordenan desde el Ejecutivo. A saber: modificaciones de artículos, creaciones de programas, expropiaciones o medidas de urgencia. Sólo la reforma electoral y las tres leyes que le dieron forma se destacan de la decena restante por lo que implicará para la ciudadanía.

Hasta el año pasado, el porcentaje de leyes sancionadas que se iniciaban en el Ejecutivo ascendía a 70 por ciento. Este año la participación del gobernador en la elaboración legal se incrementó de manera notable. Aunque desde el oficialismo se apuran en aclarar que se debe a que se aprobaron más de 25 iniciativas referidas a convenios firmados por el Ejecutivo, a expropiaciones para obras y a modificaciones de radios municipales.

También suma para el análisis la información acerca de la elaboración de proyectos que no fueron aprobados, el trabajo de las comisiones, la asistencia y la participación en audiencias públicas y en las conversaciones con los funcionarios que visitan la Casa de las Leyes.

Para el presidente provisorio de la Unicameral, Francisco Fortuna (PJ), todo ese trabajo se incrementó "de manera notable" en el año que está terminando, y "todo sin aumentar los costos".

Gasto o inversión. La Legislatura provincial es la más barata del país. Mientras que Santa Fe destina 250 millones de pesos al funcionamiento de su Poder Legislativo bicameral (1,5 por ciento del presupuesto provincial) y Entre Ríos dedica 105 millones de pesos (1,9 por ciento), Córdoba le otorga 0,58 por ciento de los 11.700 millones de pesos.

¿Es un dato positivo o negativo a los fines institucionales? La asignación presupuestaria se puede representar con una curva descendente que algunos llaman "de ahorro" y otros "de desprestigio" y que se ha mantenido relativamente constante desde que la Legislatura se hizo unicameral.

Aquella reforma política que impulsó José Manuel de la Sota –con apoyo popular expresado en el resultado de la consulta pública de junio de 2001– significó una reducción del costo legislativo del orden de 55 por ciento, si se comparan los presupuestos de 1999 (cuando había dos cámaras legislativas) y de 2002 (cuando la Unicameral tuvo su primer presupuesto totalmente ejecutado).

El descenso siguió: en 2002, la participación en el presupuesto provincial estuvo en el orden de 1,03 por ciento; en 2003, 0,73 por ciento; en 2004 y 2005, se le asignaron recursos equivalentes a 0,64 por ciento de los gastos provinciales; en 2006 subió a 0,74, pero en 2007 cayó nuevamente a 0,65.

Este año la asignación se precipitó a 0,62 por ciento; y la caída se acentuó más en la ley madre aprobada el miércoles: sólo 0,58 por ciento, con la salvedad de que se incorporaron nuevos programas.

Lecturas. ¿Cuáles son las consecuencias de la pérdida de participación relativa del Legislativo en el presupuesto provincial?

Para el oficialismo se trata de un ahorro que tiene que ver con un manejo más eficiente y austero de los recursos. El legislador provincial Francisco Fortuna, presidente provisorio de la Unicameral desde hace varios años, es el principal defensor de este concepto.

Pero desde la oposición (juecistas, radicales y otros bloques menores) opinan lo contrario. Sostienen que el ahorro tiene que ver con "el desprestigio que el PJ le ha adherido al Poder Legislativo" durante "años de votaciones con manos de yeso, de aprobaciones apuradas y con escaso debate".

Según Marcos González, representante gremial de empleados legislativos afiliados a ATE, la reducción "atenta seriamente contra el sistema democrático y republicano". Opinó que afecta el sistema republicano "porque condiciona el funcionamiento, la autonomía y por ende la independencia de la Cámara, al no contar con los recursos económicos indispensables para el desarrollo de los estudios, investigaciones, debates, consultas y demás actividades legislativas".

Fortuna, como se advierte en su opinión, negó que falten los recursos necesarios.

Comentá la nota