Ejecutado con inyección letal, tras condenarlo sin pruebas, por un crimen

Lo acusaron de matar a un amigo y lo condenaron por la declaración de una amiga de su hermano gemelo. Estuvo en una cárcel de Texas hasta la ejecución realizada por estas horas.
Un joven de 28 años fue ejecutado el miércoles con una inyección letal en una cárcel de Texas tras ser condenado en 2000 por el asesinato de un amigo.

El joven, Reginald Blanton, que se declaró inocente hasta último minuto, murió 19 minutos después del comienzo de la ejecución, según reportó la agencia italiana Ansa.

"Carlos era mi amigo, no lo maté, es una injusticia. Están masacrando mis venas con una inyección letal que hasta la asociación veterinaria no acepta ni siquiera para los perros", dijo Blanton antes de morir.

Reginald fue denunciado por la amiga de su hermano gemelo, Robert Blanton, dijo el ministerio texano de Justicia.

La muchacha sostuvo que la víctima, Carlos Garza, de 22 años, fue asesinada por Reginald, de 21 años entonces, con dos disparos de pistola y que fue Robert quien se lo contó.

Pocos meses después un jurado lo condenó a muerte, sin existir alguna prueba material de que Blanton realmente lo asesinó. Este caso suscitó numerosas polémicas por parte de las organizaciones anti-pena de muerte.

Comentá la nota