El "Rey de la efedrina" tenía 11 licencias, 2 obtenidas en 1 día

Mario Segovia al ser detenido poseía un arsenal y quería fusiles FAL y lanzacohetes RPG7.
En tiempo récord, Mario Segovia, "el Rey de la efedrina" consiguió permisos en el RENAR para poseer y portar 11 armas de guerra, entre ellas una carabina y tres escopetas semiautomáticas. Pero no conforme con este arsenal, planeaba comprar fusiles de combate FAL y hasta un lanzamisiles.

En el año 2008, el RENAR le habilitó tres armas, dos en un mismo día. Sin embargo, el titular del RENAR, Andrés Meiszner, dijo que los permisos de usuario legítimo y portación se los dieron "cumpliendo la normativa vigente".

En un informe que el RENAR le envió el juez federal de Zárate-Campana, Federico Faggionatto Márquez, se precisa las armas que tenía Segovia antes de ser detenido en la causa por la ruta de la efedrina: una carabina semiautomática Ruger, una escopeta a repetición Maverick y otra marca Remington, así como dos escopetas semiautomática Franchi. Además, cinco pistolas semiautomáticas marcas Beretta, Glock y Rexio y un revólver North America.

Una fuente oficial afirmó que Martín Lanatta, involucrado en las gestiones a favor de Sebastián Forza en el RENAR, también habría supuestamente intervenido en la tramitación de estos permisos, pero en la causa de la efedrina existen copias de e-mails de Segovia en los que le pide a su ladero Juan Espinoza, un ex policía, que le consiga las autorizaciones en forma urgente. Y en otro habla de "un pago de dos supuestos sobornos de 6 mil pesos", según reveló una fuente judicial a Clarín.

Más sorprendente es el correo electrónico en el que le pide presupuesto a un tal Agustín Córdoba por una Glock, un fusil norteamericano M16 y tres lanzacohetes RPG7. "Pasame el presupuesto pronto así te mando el dinero con el ministro (el seudónimo de uno de sus cómplices). Un abrazo", dijo Segovia. Y luego le contestaron:"los lanzacohetes no dispongo de precio en este momento, pero me van a conseguir el precio y si podemos disponer del mismo". Los lanzacohetes sirven para atacar a tanques de guerra o camiones blindados.

Segovia está procesado por el juez Faggionatto por 83 contrabandos de droga y cerca de ser enviado a juicio oral y público. Uno de sus envios de efedrina a México fue en seis botellas de vino blanco que, en realidad, contenía efedrina en estado oleoso.

Cada cargamento de esta dimensión le reportaba una "ganancia de 6 millones de dólares". Por eso, al allanarle la casa, la Justicia le encontró miles de dólares, euros y barras de oro.

Comentá la nota