Efedrina: la Justicia espera que De Narváez dé explicaciones

Efedrina: la Justicia espera que De Narváez dé explicaciones
Quiere saber el nombre de su empleado que habló con Mario Segovia.
La Justicia espera ahora que el candidato a diputado por el peronismo disidente Francisco De Narváez aclare qué empleado suyo y por qué razón llamó tres veces al detenido Mario Segovia, conocido como el "Rey de la Efedrina".

Es porque De Narváez negó el martes, en un comunicado, conocer a Segovia pero admitió que el teléfono celular 155-4512227 registrado en Nextel a su nombre "pertenece a una flota de equipos celulares a cargo de personas que trabajan en un establecimiento rural de mi propiedad" (ver "Maniobra..."). Desde ayer ese celular, responde que "no puede recibir llamadas".

Sucede que Segovia está siendo investigado simultáneamente por los jueces Ezequiel Berón de Astrada (causa de los CDs truchos y de la ricinina), Marcelo Aguinsky (causa de la efedrina mezclada con azúcar), y Federico Faggionatto Márquez (la ruta de la efedrina).

Por lo menos, dos jueces que investigan a Segovia dijeron a Clarín pidiendo el anonimato, que De Narváez deberá identificar al empleado suyo que llamó tres veces a Segovia en el 2006, dos meses antes de la incautación, por parte de la Aduana, de un cargamento de CDs valuado en 2.600.000 dólares. Los CDs que llegaron desde China se supone que iban a ser enviados a la "firma Expert PC Corp" de Estados Unidos, según revelaron fuentes judiciales a este diario.

De no recibir ese información espontánea, De Narváez podría ser llamado como testigo para dar esa explicación aunque los magistrados no quieren impulsar esa medida hasta después de las elecciones del 28 de junio. Ninguno quiere aparecer interfiriendo en la campaña electoral, pero tampoco pueden dejar de tomar una medida de prueba obvia en cualquier investigación sobre todo después de que el candidato se autodenunció. Incluso, otro juez estudia un camino indirecto: convocar a Segovia a que amplíe su declaración indagatoria a fin de que qué de su versión de las tres llamadas hechas desde el celular de De Narváez.

La primera llamada desde el celular a nombre de De Narváez (ver facsímil) a Segovia fue el 25 de junio del 2006 y duró 1' 47''. Las otras dos el 1 de setiembre de ese año, según consta en la causa de los CDs truchos. El celular que usaba Segovia (ver "Hummers...?") estaba registrado a nombre de Héctor Benítez, un preso detenido en Sierra Chica.

Los datos de las llamadas los envió el viernes pasado la directora de la Aduana, Silvia Tirabassi -quien depende del titular de la AFIP Ricardo Echegaray, un kirchnerista disciplinado- por una autodenuncia que hace dos semanas De Narvaéz presentó ante el juez federal Octavio Aráoz de la Madrid. De Narváez había pedido a ese juez saber si estaba siendo investigado por la Aduana por la efedrina, un precursor químico usado para preparar drogas sintéticas como la metanfamina.

La Aduana respondió que están siendo investigadas esas tres llamadas pero en la causa de los CDs truchos.

En un cuidadoso lenguaje técnico pero en sintonía con la campaña electoral K, la Aduana, en su carácter de querellante, reiteró al juez Berón de Astrada que lo llame a declarar a De Narváez como testigo. En general, los jueces no querían tomar una decisión de ese tipo en medio de una campaña pero en tribunales llamó la atención que el candidato se haya autodenuciado y así precipitado los tiempos judiciales.

Comentá la nota