Efectos de la crisis: menor actividad económica.

Un informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) afirma que en el país las cantidades vendidas por los comercios minoristas retrocedieron 14,6% en febrero frente a igual mes del año pasado.

La reducción en las ventas fue mucho más pronunciada en las ciudades del interior del país afectadas por la sequía y la crisis del campo, donde el comercio y la industria informaron caídas de entre 35% y 40%.

El movimiento comercial de febrero fue limitado y muy dirigido a productos específicos. El público evitó embarcarse en gastos importantes y sólo lo hizo en las grandes ciudades, cuando aparecían promociones que lo justificaran, pero la mayoría de esas ofertas se encontraban en grandes cadenas, lo que incrementó el deterioro en los comercios más chicos.

El crédito volvió a prevalecer como medio de pago, con una característica típica en épocas de restricciones, el uso de dos o tres tarjetas para una misma compra. La sorpresa en febrero fue el movimiento inusual de gente que tuvieron las zonas turísticas. Para abaratar sus vacaciones, muchas familias que habitualmente veranean en enero pasaron su descanso a febrero.

Eso provocó un movimiento mayor al esperado en las ciudades veraniegas, sobre todo en la segunda quincena, pero esa afluencia atípica no se traduzco proporcionalmente al consumo y por lo tanto, no alcanzó para compensar una temporada que comercialmente fue calificada como ‘mala’.

Mientras tanto, en la ciudad de Formosa los análisis y conclusiones del informe nacional también podrían ser representativos de la situación, ya que la tendencia general es de caídas abruptas en los niveles de ventas comparados con el mismo período del año anterior.

Las Fiestas

fueron la excepción en Formosa

Una recorrida de El Comercial por los principales comercios de los distintos rubros confirma la abrupta caída de las ventas, una situación que se repite con preocupación desde el último trimestre del 2008 y que sólo presentó excepción la última quincena del año con motivo de las Fiestas de Navidad y Año Nuevo.

A las complicaciones por la disminución en las ventas, los comercios locales debieron enfrentarse los primeros días de marzo con un nuevo panorama de gastos después de que entrara en vigencia la nueva tarifa del servicio eléctrico sin los subsidios del gobierno.

Dentro de los rubros más afectados se encuentran los que se dedican a vender artículos de segunda y tercera necesidad como los de hogar. Aún cuando estas casas -por las características climáticas- no dejaron de vender splits, aires acondicionados y heladeras durante este primer bimestre del 2009, las cantidades bajaron en comparación con otros años y lo que les produjo un freno casi total en sus actividades fueron el resto de los electrodomésticos (licuadoras, microondas, lavarropas, etc).

En el resto de las provincias la venta de ‘electrodomésticos’ tuvo una caída interanual de 12,5% en sus cantidades. Se concretaron pocas ventas y la demanda se concentró en los productos con descuentos, promociones o planes especiales. Otra vez ganaron las grandes cadenas que ofrecían mejores precios por los acuerdos con bancos para realizar descuentos agresivos con tarjetas de crédito.

Fueron muy vendidos los televisores plasmas de 32 pulgadas y los aires acondicionados, que lideraron las ofertas del mes. En el resto, lo que prevaleció fueron ventas de productos de muy bajo valor.

Los rubros más

golpeados

A nivel nacio nal el rubro más golpeado de febrero fueron las ‘joyerías’, con una caída de 29,6% en las cantidades vendidas frente al mismo mes del año pasado.

En la escasa demanda de joyas se refleja como está afectando esta crisis a los sectores de ingresos más altos, que es el mayor demandante de estos productos. Ese público desapareció de las joyerías y lo poco que se vende es por la función del oro o la plata como reserva de valor. En cambio hay muy pocas ventas para regalos o compras para uno mismo que en épocas normales prevalecen.

Formosa también ubicó a los comercios dedicados a esta actividad entre los más perjudicados, aunque los dueños consultados aseguran que las caídas rondan los 20 puntos porcentuales. "El tema está tan complicado que ya casi nadie se casa ni regala cadenitas, que junto con las alianzas eran nuestro fuerte de ventas", sostiene el dueño de un local del rubro.

La venta de ‘indumentaria’ volvió a sufrir un recorte de 19,5% en sus cantidades vendidas frente a febrero del año pasado en todo el país. Casi todo el 2008 fue un año muy malo para este rubro y en 2009 parece acentuarse esta tendencia. En las ciudades turísticas la indumentaria tampoco se tuvo gran movimiento y las ventas se orientaron a productos de muy bajo valor.

En nuestra ciudad este rubro acompañó la caída de las casas de artículos del hogar aunque su profundización en el descenso ya lo perfila como uno de los rubros más afectados por esta situación.

Los que anduvieron bien

El único rubro que escapó a la generalidad en forma distintiva fueron las empresas de turismo. Esta situación presenta una aclaración que bien vale hacerla porque se trata de una época de repunte para el sector por los meses de enero y febrero, donde el grueso de los argentinos utiliza para descansar.

Una diferencia con respecto a los últimos años es que los paquetes turísticos vendidos por varias empresas locales no tuvieron destino nacional sino internacional, siendo las playas brasileras las elegidas por muchos formoseños para desconectarse de la rutina diaria, lo que explicaría la pobre temporada para los hoteleros y gastronómicos que trabajaron estos dos meses en los principales puntos turísticos de Argentina.

Otra excepción de las malas ventas a nivel general fueron ‘Bijouterie’ y ‘Bazar y Regalos’, que terminaron febrero en niveles muy similares a los del año pasado. Ayudó la demanda del Día de los Enamorados, que por razones de precios se concentró a ese tipo de productos.

Los dos primeros meses del año no fueron buenos para la actividad comercial y al menos por ahora, no hay expectativas en el mercado de que la tendencia pueda cambiar a partir de marzo.

El público sigue mostrando mucha prudencia al momento de decidir gastos y tampoco ayuda la incertidumbre sobre el dólar, donde volvió la especulación y se ve al público minorista corriendo a diario para convertir en dólares pequeñas sumas de dinero.

En las ciudades con fuerte presencia agropecuaria es muy notoria la caída en los ingresos del sector que repercute en menores niveles de actividad, empleo y consumo.

Comentá la nota