Efecto Lieberman en Israel

De aprobarse dos leyes impulsadas por el partido del canciller Lieberman, a la minoría árabe se le exigirá un juramento de lealtad al Estado judío y se le prohibirá recordar la creación del Estado de Israel como una catástrofe.
En Israel, la minoría árabe no vive su mejor momento. Esta semana, el partido ultraderechista y xenófobo del canciller Avigdor Lieberman presentó dos proyectos de ley que, según la Asociación israelí por los derechos civiles, ponen en juego su derecho a la ciudadanía y atentan contra la democracia en el país. Por un lado, de aprobarse las medidas, a los árabes israelíes se les exigirá un juramento de lealtad al Estado judío y, por el otro, so pena de cárcel, se les prohibirá recordar la creación del Estado de Israel como una catástrofe.

La cuestión del juramento de lealtad al Estado de Israel no es nueva. El partido Israel Beiteinu (Israel Nuestra Casa), con su líder y ahora canciller del gobierno derechista de Benjamin Netanyahu, Avigdor Lieberman, enarboló el asunto como una de sus principales banderas durante la última campaña electoral en el mes de enero, logrando un histórico tercer puesto, sólo detrás del conservador Likud y el centrista Kadima.

Por eso, según informó el diario israelí Haaretz, el diputado de Israel Beiteinu Alex Miller decidió avanzar con el asunto y presentó esta semana un proyecto de ley, que podría ser tratado el próximo domingo, por el cual se pretende quitar la ciudadanía israelí a cualquier persona que se niegue a cumplir con el servicio militar obligatorio y que no reconozca a Israel como un Estado judío, sionista y democrático, en un país donde alrededor de un quinto de la población es de origen árabe y musulmán.

Si bien de acuerdo con fuentes gubernamentales citadas por Haaretz la propuesta todavía no contaría con los apoyos parlamentarios necesarios, el texto ya suscitó la ira de los partidos árabes presentes en el Parlamento y los grupos de derechos civiles.

Para Hanna Swaid, diputada árabe israelí del partido Hadash, la propuesta de Miller busca discriminar y castigar a los árabes israelíes en tanto tales. "El proyecto es sencillamente racista e inaceptable. El texto les niega el derecho a los ciudadanos árabes israelíes afirmar su identidad y sentimientos nacionales diciéndoles que si no se someten a las exigencias de un Estado que no les quiere reconocer su identidad árabe, les quitan su ciudadanía", denunció la diputada.

Oded Feller, abogado de la Asociación por los derechos civiles en Israel, coincidió con la diputada de origen árabe y estimó que la medida va en contra de los principios de una democracia. "No sólo es una violación a los derechos humanos, sino que constituye un avasallamiento de los derechos de las personas que habitan este suelo en tanto ciudadanos, y por lo tanto es destructivo para la democracia", precisó.

Pero ése no fue el único intento de aprobar medidas en contra de los árabes israelíes en la última semana. El mismo diputado Miller de Israel Beiteinu presentó un segundo proyecto de ley mediante el cual se enviaría a prisión a aquellos ciudadanos que no concuerden con la visión oficial sobre la creación del Estado de Israel.

Esta cuestión se remonta a los orígenes mismos del país de Medio Oriente, cuando fue creado en el mes de mayo de 1948. El mismo día de su independencia, los países árabes vecinos invadieron al nuevo Estado y, durante ese conflicto, se produjeron varias matanzas en aldeas palestinas que produjeron un éxodo masivo por parte de los palestinos hacia los países vecinos, en especial a Jordania. Desde entonces, la mayoría de los ciudadanos israelíes de origen judío celebran y recuerdan esa fecha como el Día Nacional de la Independencia, en tanto que los palestinos y los árabes israelíes recuerdan esa fecha con el nombre de "Nakba", o catástrofe en árabe.

De prosperar la iniciativa del partido de Lieberman, que ya recibió la aprobación del Comité ministerial de Legislación, habrá hasta tres años de cárcel para aquel ciudadano que recuerde la creación de Israel como la "Nakba".

El ministro de Defensa, el laborista Ehud Barak, y sus pares de Asuntos Sociales, Isaac Herzog, y de Asuntos de las Minorías, Avishay Braverman, ya anunciaron que se opondrán a la medida. "Esta ley aumentará la radicalización de nuestra la minoría árabe en Israel", expresaron a través de un comunicado.

Comentá la nota