El Efecto Jazz en Santa Fe

La crisis internacional y la coyuntura nacional están impactando en la provincia. "La situación es preocupante", se sinceró la viceministra de Trabajo, una de las encargadas de coordinar la reunión en Casa Gris el próximo lunes.
El gobernador Hermes Binner decidió convocar a empresarios, líderes gremiales y referentes de las principales fuerzas políticas para analizar el próximo lunes en la Casa Gris la "preocupante" situación económica y laboral de Santa Fe. "El escenario es complicado, la crisis internacional y la coyuntura nacional están impactando en la provincia. Hemos recibido muchos llamados de empresas importantes que están evaluando suspensiones y eventualmente despidos ante la caída del consumo interno y el cierre de mercados externos", admitió a Rosario/12 la viceministra de Trabajo, Alicia Ciciliani. En ese marco la funcionaria enumeró los principales focos conflictivos: la curtiembre Arlei en Las Toscas que desplazará a 100 trabajadores, General Motors que tenía planificado hacer lo propio con 400 empleados hasta que se dictó la conciliación obligatoria, 10 cesantías en una planta química en San Lorenzo, un número no confirmado en el sector metalúrgico de Rafaela y decenas de puestos en juego en la actividad frigorífica.

El cónclave será el lunes a las 18 en la Gobernación. Binner en persona encabezará el encuentro programado con la intención de escuchar de boca de los principales actores económicos y sociales el diagnóstico de la coyuntura provincial. "La situación es preocupante", se sinceró Ciciliani, encargada de convocar a los principales empresarios de Santa Fe, a la CGT y a los gremios más representativos. Otros funcionarios del gabinete se están encargando de contactar a la dirigencia política.

"Vamos a estar en la reunión", confirmó Néstor Ferraza, titular de la CGT Rosario para después agregar: "Llevaremos nuestra preocupación ante las versiones que escuchamos y nuestro rechazo a cualquier despido o suspensión de personal. También vamos a plantear que los reclamos salariales deben ser respondidos y no dilatados en el tiempo".

La viceministra de Trabajo confirmó que su cartera ya recibió varias llamadas de empresas líderes de Santa Fe que analizan suspender personal ante la crisis internacional y sus coletazos nacionales. "Todavía no tenemos despidos formales porque los que se habían definido quedaron en suspenso al dictarse la conciliación obligatoria", agregó.

Según la funcionaria la situación más complicada está en la planta de la automotriz General Motors en Alvear. "Allí pasamos de un despido a 400 -160 contratados y 240 de planta- hasta que dictamos la conciliación y se retrotrajo el conflicto que la empresa decidió acatar".

Otro foco de tensión se está registrando en Las Toscas, en el noreste provincial. Allí la curtiembre Arlei tiene previsto desplazar a 100 trabajadores sobre una planta de 600 mediante retiros voluntarios. "Sabemos por experiencia que no es la solución", acotó Ciciliani.

Los frigoríficos que funcionan en la provincia también están en alerta ante la caída de la demanda internacional y cierta retracción en el consumo interno. En Rafaela una firma metalúrgica analiza también cesantear a parte de sus contratados al igual que una industria química de San Lorenzo que ya comunicó 10 suspensiones, entre ellas un delegado.

"La idea es charlar entre todos, poner sobre la mesa los números de cada sector, llevar calma, pedir serenidad a los actores y evaluar posibles medidas a implementar para atenuar el impacto de la crisis", finalizó la viceministra de Trabajo provincial.

Comentá la nota