Efecto indeseado de un pedido polémico

La deuda de Córdoba volvió a escena. La Provincia reconoce que entre 2010 y 2020 se deben pagar más de 10.400 millones. Pero no sumó aún los 3.200 millones que está tomando Schiaretti, ni la deuda flotante. Virginia Guevara.
La pelea por el uso de las reservas del Banco Central les dio un inesperado protagonismo a los gobernadores y Juan Schiaretti se procuró un papel estelar: fue uno de los primeros mandatarios provinciales en salir a respaldar la creación del Fondo del Bicentenario, aunque propuso una variante sustancial. Pidió que esos casi 6.500 millones de dólares del Central no se destinen sólo a pagar las deudas de la Nación sino también los pesados vencimientos que las provincias enfrentan en 2010 y 2011.

Logró dos efectos inmediatos. El primero es que después de un 2009 de conflicto permanente, juicios ante la Corte y reclamos constantes por los incumplimientos en el envío de los recursos prometidos, su nombre hoy volvió a la lista de los amigos momentáneos del kirchnerismo.

El segundo es un efecto indeseado: la deuda de Córdoba volvió a emerger como problema central de la administración provincial.

Hace un año, la Provincia informaba que debía unos 8.500 millones de pesos y la oposición decía a coro que la cifra real superaba los 12 mil millones, sin contar la deuda flotante.

Hoy la información oficial ya reconoce que entre 2010 y 2020 hay que pagar más de 10.400 millones de pesos de deuda. Pero el pasivo flotante sigue siendo ignorado –el renglón de deudas con proveedores y contratistas consigna cero– y todo indica que a ese esquema de vencimientos le faltan otros números gruesos.

Por ejemplo, no están asentadas aún en esos vencimientos las dos grandes operaciones de financiamiento del gobierno de Schiaretti. Por ejemplo, para el año 2017 figuran vencimientos por apenas 22,5 millones de pesos, cuando ese año la Provincia deberá rescatar los Boncor 2017 por 150 millones de dólares.

Tampoco está incluida la emisión prevista para este año –Boncor 2018– por 350 millones de dólares; ni los créditos a 10 años por 1.370 millones de pesos autorizados el año pasado por la Legislatura para la construcción de gasoductos. Esos tres rubros sumarán más de 3.200 millones de pesos al listado oficial de deuda.

Los vencimientos de este año totalizan 1.307,5 millones de pesos y la Nación prometió de palabra refinanciar el 70 por ciento de esa suma. Los de 2011 suman 1.296,7 millones de pesos. Son esos 2.600 millones los que desvelan a Schiaretti.

Lo que vendrá después, ¿a quién le preocupa?

Comentá la nota