El efecto contagio de la reelección

Por Andrés Oppenheimer

MIAMI.- Tras la victoria del presidente venezolano, Hugo Chávez, en el referéndum constitucional que habilitó la reelección ilimitada, es muy probable que veamos un "efecto de contagio" en la región: varios presidentes intensificarán sus esfuerzos para seguir sus pasos y convertirse en mandatarios vitalicios.

Aunque Venezuela es el único país latinoamericano -sin contar a Cuba- que autorizará la reelección ilimitada, por lo menos 13 países de la región han cambiado sus constituciones en los últimos años, ya sea para permitir una sola reelección consecutiva o para posibilitar que ex presidentes vuelvan a ocupar el poder después de pasar algunos años alejados del cargo.

Hay una ola reeleccionista en América latina y creo que existe una clara posibilidad de que más países busquen la reelección ilimitada, me dijo Daniel Zovatto, director regional del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), con sede en Suecia.

El modelo narcisista-leninista de Chávez gana terreno. Por descabellado que parezca, en momentos de una crisis económica que está haciendo aumentar la pobreza, los presidentes de Bolivia y Ecuador han convertido sus ansias de reelección en uno de los ejes de la agenda política de sus países.

Ambos han realizado referéndums para aprobar enmiendas constitucionales que les permitan presentarse a nuevos mandatos consecutivos. Si ganan las elecciones previstas en ambos países para 2009, es de esperar que sigan el ejemplo de Chávez y procuren cambiar sus respectivas constituciones una vez más para poder presentar sus candidaturas ilimitadamente.

Apenas unas horas después de la victoria de Chávez, el periódico boliviano La Razón citó a Jorge Silva, uno de los principales legisladores del partido gobernante, que dijo que Bolivia podría necesitar una nueva reforma constitucional, porque la revolución socialista del presidente Evo Morales es "un proyecto político que tiene un alcance de 15 a 20 años de puesta en práctica".

Entre los otros países que han cambiado en años recientes sus leyes para permitir reelecciones por un mandato consecutivo se cuentan Colombia y Brasil. El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, ya ha declarado que no se presentará para un tercer período. El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, todavía no ha dicho si se postulará nuevamente o no.

En estos momentos, hay en América latina al menos cuatro países con presidentes que ejercen mandatos consecutivos (Venezuela, Brasil, Colombia y la República Dominicana), y otros dos (Bolivia y Ecuador) cuyos líderes se presentarán para un mandato presidencial consecutivo este año.

Además, la Argentina está liderada por la esposa del ex presidente Néstor Kirchner, a quien muchos argentinos ven como el verdadero conductor del país. Otras naciones están gobernadas por ex presidentes que volvieron al poder, incluyendo a Alan García, en Perú; Oscar Arias, en Costa Rica, y Daniel Ortega, en Nicaragua.

Y puede que la lista se agrande con el ex presidente chileno Eduardo Frei y con el ex presidente uruguayo Luis Alberto Lacalle, quienes están entre los principales candidatos para las próximas elecciones en sus respectivos países.

El viento de cola

¿Por qué tantos esfuerzos por legalizar las elecciones consecutivas? Porque muchos presidentes quieren aprovechar el viento de cola de los últimos cinco años de rápido crecimiento económico de la región.

Los altos precios de las materias primas aumentaron los ingresos de los gobiernos y permitieron a los presidentes financiar nuevos programas sociales y lograr altos índices de popularidad. No es casual que ahora, con la crisis, varios de ellos se estén apresurando para adelantar referéndums y elecciones, antes de quedarse sin dinero.

"Esta fiebre reeleccionaria es una mala noticia para la región", me dijo Zovatto. "Las frágiles democracias latinoamericanas no se fortalecerán con líderes carismáticos, sino con instituciones más fuertes y con una sólida cultura cívica."

Mi opinión: estoy de acuerdo. Los países latinoamericanos deberían tomar el ejemplo de Estados Unidos, donde los ex presidentes pasan a tener una vida cómoda en el circuito de conferencias, o el modelo de México, donde la reelección está prohibida.

De no ser posible eso, los países harían bien en recordar las famosas palabras del libertador Simón Bolívar, quien en su discurso del 15 de febrero de 1819, en Angostura, dijo: "Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo a un mismo ciudadano en el poder: el pueblo se acostumbra a obedecerlo y él se acostumbra a mandarlo, de donde se originan la usurpación y la tiranía"

Comentá la nota