El "efecto Bielsa" se mete en la política de Chile y todos quieren imitar al "Gran DT"

Tras el empate de ayer contra Venezuela, la selección chilena está a un paso de clasificar para el próximo Mundial de Sudáfrica. Se trata de un hecho inédito en los últimos 12 años, que ha llevado a Marcelo Bielsa al estrellato del país trasandino. Su modelo de liderazgo y sus máximas son respetadas por los políticos que aspiran a ganar las elecciones en diciembre. Gobierno y oposición, derecha e izquierda, todos quieren ser como Bielsa: un sinónimo de triunfo.
A un paso del Mundial y a otro del Palacio de la Moneda. El argentino Marcelo "el Loco" Bielsa, director técnico del seleccionado chileno de fútbol, se consolida por estas horas como líder en Chile. Y no sólo en el campo de juego.

Tras empatar anoche con el equipo de Venezuela, el ex DT argentino dejó a los chilenos a un paso de la Copa de Fútbol Sudáfrica 2010, lo que marcaría el retorno de los trasandinos a una cita mundialista después de doce años. El dato no resulta indiferente para la clase dirigente, que este año compite en elecciones presidenciales.

La victoria ante los bolivarianos fue apenas el corolario de un mito que viene gestándose en el país vecino: "Bielsa presidente". El rosarino ya se transformó en sinónimo de éxito para la política chilena y para los equipos de campaña de cara a las elecciones de diciembre. Ya no hay candidato que no quiera aplicar el "modelo Bielsa". Parece que, en Chile, la "locura" del ex técnico albiceleste es genial.

Locos por el fútbol. Eduardo Frei, candidato oficialista por la Concertación, que gobierna desde el retorno de la democracia, confesó que "a muchos dirigentes nos haría bien escuchar a Bielsa cuando dice que la disputa de personas, y no de ideas, mantiene a la gente atenta pero desinteresada".

Por su parte, el millonario candidato presidecial de la derecha, Sebastián Piñera, aseguró que en su eventual gobierno quiere "trabajar como Bielsa"; mientras que el joven Marco Enriquez Ominami, aspirante de la izquierda, no duda de que "Bielsa representa lo que todos los chilenos admiramos. Así es como yo quiero gobernar".

Hasta la presidenta Michelle Bachelet se subió al tren del Loco: "Es un excelente referente y un modelo para los jóvenes, porque obtiene resultados con disciplina y rigor, pero además con entusiasmo. Haberlo contratado es y sigue siendo una muy buena decisión para Chile". El argentino, por supuesto, le devolvió la gentileza. "Quiero ser para mis jugadores lo que es la presidenta Bachelet para el país", aseguró.

Bielsa se transformó en un referente del éxito. En la red social virtual Facebook surgió un grupo de más de 1.300 participantes que promueve al argentino como candidato a la presidencia de Chile, algo legalmente imposible.

Los gurúes del marketing político chileno ya memorizan la doctirna del entrenador, táctica y estrategia que la semana pasada fueron expuestas por Bielsa en un foro empresarial en el Hotel Hyatt de Santiago de Chile, con el título "Conducción, normas y principios".

"No me quieras porque gané, necesito que me quieras para ganar"; "quien es querido se siente más seguro y está con una sensación de fortaleza superior para la tarea"; "uno tiene que querer sinceramente a quien conduce, y si no lo quiere naturalmente, tiene que aprender a quererlo"; "el liderazgo se ve en la derrota y el conductor sólo es bueno si ha superado la adversidad"; son los principales axiomas del pensamiento bielsístico.

Por más de 80 minutos, la celebrada disertación del técnico discurrió desde la felicidad y su relación con el éxito hasta el rol de los medios de comunicación en la construcción de la realidad social.

Líder por naturaleza. El liderazgo, según su experiencia como entrenador, se basa en la exhibición de virtudes que sean compartidas y respetadas por el grupo. Las normas de convivencia de un grupo se basan en que no exista nadie indispensable. Es necesario que la convicción del conductor se transforme en convencimiento para los conducidos: la convicción de que lo que se está haciendo es lo correcto para alcanzar el objetivo planteado.

"Creo mucho más en el miedo que en la confianza, entendiendo el miedo como una situación en la que se teme que suceda algo diferente a lo que se espera que pase. A diferencia de la confianza, que lleva a la relajación y que es la fuente del triunfalismo. El alerta que provoca el miedo es fundamental para la acción", diagnosticó el rosarino ante una atenta platea de destacados empresarios y políticos chilenos.

Bielsa defendió la tesis de que el éxito es una excepción y se autodefinió como un especialista en fracasos. "Un buen conductor se forja en la derrota, cuando es capaz de que sus valores y su estilo generen respeto y credibilidad incluso en la adversidad". Toda una alegoría de su paso por la conducción de la Selección argentina y su posterior encumbramiento en el país vecino. Ese que ahora está a un paso de Sudáfrica.

Bolocco y la derecha pinochetista

La chilena Cecilia Bolocco, ex Miss Universo y ex esposa de Carlos Saúl Menem, estaría negociando con Renovación Nacional (RN) y Unión Demócrata Independiente (UDI), dos partidos políticos de la derecha pinochetista, un lugar como candidata a senadora por la circunscripción IX Norte, en las listas para los comicios de diciembre.

El contacto más directo que la periodista y empresaria tuvo con la política fue su matrimonio con el ex presidente argentino Menem. Pero la derecha chilena siempre estuvo interesada en ella ya que su padre, Enzo Bolocco, fue un hombre muy cercano a la dictadura de Augusto Pinochet. En 1987, cuando fue elegida Miss Universo, Cecilia llamó a terminar las protestas universitarias que afectaban a la dictadura, algo que se interpretó como un apoyo al régimen.

Ahora, la Alianza por el Cambio –la coalición de derecha– espera que la modelo la ayude a ganar las elecciones. Los tiempos para Bolocco apremian: en una semana cierra el plazo establecido por la comisión electoral para la presentación de candidaturas.

"Es importante ocupar todos los espacios disponibles para llevar candidatos, y hemos solicitado a la UDI un nombre, pero hasta el momento no hay nadie oficial. Tenemos algunas posibilidades barajadas del mundo independiente, pero no podemos dar a conocerlas", contó al diario chileno El Austral Cristián Barra, presidente de RN.

Creada en 1983, la UDI se integró al Comando del Sí a favor de la continuidad de Pinochet al mando de la presidencia del país en el plebiscito nacional de 1988. El Sí fue derrotado 44,01% contra 55,99%, lo que habilitó, al año siguiente, elecciones democráticas para proclamar presidente y legisladores.

Comentá la nota