Efectivo Sí, AIG no

El Banco Galicia y el fondo Pegasus se quedaron con la Compañía Financiera Argentina, cuya empresa insignia es Efectivo Sí. AIG desinvierte para pagar sus deudas en EE.UU.
Estados Unidos se desprende de sus activos en la Argentina. La aseguradora AIG, controlada en un 80 por ciento por el Estado norteamericano, vendió por 166 millones de pesos la Compañía Financiera Argentina (CFA), el negocio de financiamiento al consumo en el país. Los compradores fueron el Banco Galicia y el fondo de inversión Pegasus. El banco se quedó con el 80 por ciento de la redituable empresa dedicada a los préstamos personales cuyo producto insignia es Efectivo Sí. La CFA cuenta con un patrimonio de 816 millones de pesos y una cartera de préstamos que supera los 1060 millones. La mayor parte de estos créditos de bajo monto está destinada a las categorías consumo y vivienda, un mercado donde las tasas no bajan del 100 por ciento. Desde el Galicia aseguraron que los 1100 empleados y el personal directivo de las 93 sucursales preservarán sus puestos de trabajo.

La CFA nació en 1982, con otro nombre pero siempre orientada al sector de préstamos personales. Fue propiedad del Banco Crédito Argentino y del BBVA Banco Francés hasta que en 1998 la adquirió la pata financiera del gigante norteamericano AIG. El principal negocio de la compañía es Efectivo Sí, una de las empresas más importantes del sector de créditos personales, y en segundo lugar Cuota Sí, dedicada al financiamiento de compras en comercios adheridos.

Las negociaciones empezaron hace seis meses, después del rescate del gobierno estadounidense que inyectó en AIG más de 175 mil millones de dólares. "El banco se interesó porque la empresa está muy bien capitalizada y queremos expandirnos en el segmento", apuntaron desde el Galicia. En el mercado de créditos personales, el costo financiero total anual de un préstamo por 2000 pesos no baja del 70 por ciento. Según indicaron desde la entidad, CFA cuenta con un millón de clientes. Efectivo Sí, que representa el 56 por ciento del negocio, otorga créditos que van desde los 300 pesos hasta los 30.000 a tasas de interés anuales que alcanzan el 125 por ciento. El alto costo en el segmento es un denominador común entre las principales entidades que ofrecen estos créditos. El público no bancarizado y de bajos ingresos es la clientela a la que apuntan estas entidades. En el Galicia señalaron que "todavía no analizamos el tema de las tasas de interés", pero difícilmente ofrezcan mejores condiciones.

El socio del banco de las familias Escasany, Ayerza y Brown en la operación es el fondo de inversión Pegasus, propietario de Freddo, Farmacity, Musimundo y la cadena de resturantes Aroma, entre otros. El fondo que dirige Mario Quintana desembolsó alrededor de 33 millones de pesos. En los últimos años, Pegasus se expandió hacia el sector inmobiliario, donde sus proyectos contemplan desde la construcción de torres residenciales en Caballito, en los terrenos del molino Morixe, frente a la cancha de Ferro, hasta un nuevo shopping en el kilómetro 36 del ramal Pilar de la Panamericana.

La relación entre Pegasus y Galicia comenzó hace algunos años, cuando el banco le vendió al fondo la cadena de heladerías que había recibido de otro grupo de inversión, el Exxel, como parte de pago de una deuda. El Galicia invitó a Pegasus a participar de la operación porque el fondo tiene experiencia en el sector, ya que es propietario de Unión Personal y Tarjeta Redonda, dos empresas que brindan préstamos personales. Para que se concrete el pasaje de manos todavía falta el visto bueno de Banco Central

Comentá la nota