EEUU: Sotomayor, a un paso de ser la primera jueza latina en la Suprema Corte

La jueza Sonia Sotomayor se encuentra a un paso de convertirse en la primera latina y la tercera mujer en la historia del Tribunal Supremo de EEUU, después de que el Comité Judicial del Senado recomendara su votación en el pleno de la cámara alta la próxima semana.
Con 13 votos a favor y 6 en contra, el Comité recomendó el nombramiento de Sotomayor a un cargo vitalicio en la máxima corte del país para sustituir al juez David Souter, que se jubiló el mes pasado.

Los demócratas tienen 60 de un total de 100 escaños en el Senado, incluyendo a dos independientes que suelen aliarse con la mayoría, por lo que, salvo alguna sorpresa, los analistas prevén la holgada confirmación de Sotomayor la semana próxima, antes del receso que comienza el 7 de agosto.

Previo al voto y sin que causara sorpresas, tanto demócratas como republicanos elogiaron durante dos horas la historia de ascenso social de Sotomayor y su trayectoria jurídica de 17 años, pero siguiendo la disciplina de partido, discreparon sobre su confirmación en el cargo.

Por lo general, los republicanos se mostraron insatisfechos con las explicaciones que dio Sotomayor durante las audiencias de confirmación entre el 13 y 16 de julio pasados.

Aunque elogiaron la vida y obra de Sotomayor, nacida en un barrio pobre neoyorquino y educada en prestigiosas universidades, temen que la jueza no podrá apartar sus "prejuicios" a la hora de emitir dictámenes.

Jeff Sessions, el republicano de mayor rango en el Comité, y otros legisladores de ese partido como Chuck Grassley y Orrin Hatch, nuevamente se prendieron de una polémica frase de Sotomayor de 2001 en la que ella afirmó que una "mujer latina sabia" tomaría mejores decisiones que un juez blanco privado de esas experiencias.

Reiteraron que un juez debe aplicar las leyes y no realizar activismo político desde el estrado, algo que temen ocurriría si Sotomayor es confirmada por el Senado.

Para Sessions, la "ideología liberal y progobierno" descalifica a Sotomayor, y su testimonio durante las audiencias "no tuvo la claridad ni contundencia" para despejar dudas sobre su filosofía judicial.

La excepción republicana fue Lindsey Graham, quien le recordó a sus colegas que "EE.UU. ha cambiado a mejor" gracias al nombramiento de Sotomayor y que, al revisar su historial, no encontró justificaciones para bloquearla.

"No será peor que Souter, a mi juicio, así que no habrá un gran cambio (ideológico)" en el Tribunal Supremo, dijo el senador de Carolina del Sur, al señalar que la trayectoria de Sotomayor no ha revelado posturas extremistas.

Los demócratas criticaron a quienes, omitiendo esa trayectoria "excepcional", se han detenido, como dijo el senador Richard Durbin, en "tres palabritas de un discurso sacado de contexto".

Destacaron que la jueza de ascendencia puertorriqueña no solo tiene la experiencia, integridad y temperamento para asumir el cargo, sino que esta será "fiel a la ley" y a la Constitución.

"Es un día histórico para EE.UU.", dijo el demócrata Charles Schumer.

Por su parte, el presidente del Comité, Patrick Leahy, afirmó que Sotomayor es una jueza "justa e imparcial" y el interés sobre su nombramiento se vio reflejado en las casi 2.000 personas que asistieron a los cuatro días de audiencias y los "millones" que las siguieron en los diarios, radio, televisión e Internet.

Su nombramiento enfrentó a grupos conservadores y de corte progresista, reflejando las divisiones que persisten en Estados Unidos en torno a asuntos sociales como el derecho al aborto o la tenencia de armas.

Seleccionada por el presidente Barack Obama de entre una corta lista de candidatos, de ser confirmada en el pleno del Senado, Sotomayor, de 55 años, jurará el cargo a tiempo de la nueva sesión del Tribunal Supremo en octubre próximo.

Comentá la nota