EE.UU., sin respiro por otro pico de desempleo

Crecen los pedidos de seguros de desocupados
WASHINGTON.? El desempleo no termina de dar respiro a la superpotencia, y los datos de crecimiento económico que tanta ilusión abrieron la semana pasada se ensombrecieron ayer otra vez, al conocerse un nuevo pico en la demanda de subsidios para desocupados, revelador de baja musculatura en la actividad real.

Objetivamente, el dato conocido ayer, relativo a la última semana de enero, es que, contra toda expectativa, hubo más personas que pidieron protección por falta de trabajo.

En concreto, las solicitudes de ese tipo llegaron a ser 480.000, lo que significa 8000 más que en el período anterior y, lo que es más grave, un cambio de expectativa respecto del recorte que, en realidad, se estaba esperando.

"Casi todos los estudios privados proyectaban un promedio de 450.000 o 455.000 solicitudes", admitieron fuentes locales. El aumento y el hecho de que llegara a 480.000 fue toda una sorpresa. Los mercados reaccionaron ayer ante la mala noticia y experimentaron bajas. Wall Street registró castigo en buena parte de sus papeles.

El dato quita oxígeno a la ilusión abierta días atrás, cuando la medición oficial había revelado un aumento del 5,7% en la economía durante el cuarto trimestre del año último, lo que implica el mayor crecimiento en seis años. Y todo un respiro para una economía en recesión desde hace dos años. Pero el alivio parece ser más estadístico que palpable en la economía real, en la que el desempleo ?así como el miedo a perder el trabajo? signa la vida de muchos norteamericanos y obliga al presidente Barack Obama a redoblar el paso para que la aceptación de su gobierno no siga cayendo.

Si algo positivo tiene este país es que cada vez que hay una mala noticia, como ésta, siempre aparece quien intenta la lectura positiva. Ayer, varios economistas insistieron públicamente en que este nuevo pico de desempleo seguramente significa que las empresas "ya están llegando al final" de sus recortes de gasto.

"Hemos visto mucho recorte de gasto hasta ahora y, lo más seguro, es que eso haya llegado a su fin", opinó Harm Bandholz, economista de UniCredit Research en Nueva York. Al igual que otros, su impresión es que, a partir de ahora, las cosas irán a mejor. Lo cierto es que en el año de gestión que lleva Obama, el desempleo ha sido la sombra, con un índice que supera el 10%, el más alto en los últimos 20 años.

En las últimas dos semanas, y presionado por la doble pinza de la falta de reacción de la economía y de la caída en el índice de aprobación de su gobierno, Obama ha lanzado nuevas medidas tendientes a reforzar la mirada en la clase media.

"Hace años que la clase media de este país viene sufriendo demasiado", dijo el presidente, al anunciar una serie de créditos y beneficios fiscales.

El gobierno demócrata se entusiasma y habla de "brotes verdes" cada vez que hay un dato alentador en la economía. La oposición insiste en que, mientras no se baje el gasto y no crezca el empleo, nada de eso será percibido por la población.

Comentá la nota