EE.UU. y la OEA rechazaron el golpe de Estado en Honduras

Tanto el presidente Barack Obama como el organismo internacional, condenaron el golpe en ese país y exigieron el retorno a sus funciones del presidente depuesto, Manuel Zelaya. En Honduras se decretó un toque de queda.
Los Estados Unidos, la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA) condenaron el golpe de Estado en Honduras y exigieron el retorno del presidente depuesto, Manuel Zelaya, secuestrado por militares y obligado a viajar a Costa Rica. Roberto Micheletti, designado mandatario por el Congreso nacional hondureño, decretó este domingo un toque de queda por 48 horas: "Hoy se inicia el toque de queda y terminará el martes", dijo. Además, aseguró que el ejército no hizo un golpe de Estado, sino que se limitó a "cumplir con una orden judicial", porque Zelaya estaba "infringiendo las leyes de nuestro país".

El clima de tensión que desde hace días venía escalando en Honduras llegó hoy a su punto máximo con el golpe de Estado encabezado por unidades militares, que secuestraron al presidente Manuel Zelaya, lo llevaron a un cuartel en Tegucigalpa y luego lo trasladaron a Costa Rica, donde está en este momento. El secretario privado de Zalaya, Eduardo Enrique Reina, confirmó que el presidente fue capturado y llevado a una base aérea militar. Luego, el mandatario habló desde Costa Rica, donde fue dejado por militares.

Zelaya fue entrevistado por la televisión estadounidense, afirmó que fue acogido como "huésped" por el gobierno costarricense y llamó a los países del continente a desconocer "un gobierno usurpador". El mandatario contó que un grupo de militares ametralló su casa, tras lo cual fue obligado a viajar a Costa Rica. El arresto se produjo poco antes de que se abriera la votación en una controvertida consulta popular sobre la reforma constitucional, con una fuerte resistencia de la oposición y en medio de una profunda crisis institucional.

En tanto, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza dijo que el presidente costarricense Oscar Arias le confirmó que Zelaya se encontraba en una base aérea de Costa Rica. "Fue llevado solo, sin ninguna ropa, solamente con su ropa de dormir, y no ha pedido ningún asilo (...). Esta es una situación extremadamente grave", agregó.

En el inicio de una sesión extraordinaria de la OEA, conformada por los embajadores de los 34 estados miembros, el embajador hondureño ante la Organización, Carlos Sosa, dijo: "Honduras solicita la condena manifiesta, enfática, del golpe de Estado''. El viernes pasado, el Consejo Permanente de la OEA ya había aprobado una resolución que pedía el envío de una comisión a Honduras para analizar la situación, con el objetivo de "contribuir a un diálogo nacional amplio, a fin de encontrar soluciones democráticas" a la crisis.

La OEA condenó esta noche el golpe de Estado en Honduras y exigió el retorno de Zelaya a sus funciones. El organismo multilateral se negó así a reconocer a Micheletti como nuevo presidente y convocó a una reunión especial de cancilleres para el martes. Las decisiones fueron adoptadas en una reunión del Consejo Permanente del Organismo en Washington: "No se reconocerá a ningún gobierno que surja de esta ruptura institucional", dijo la resolución del Consejo Permanente, que también condenó las detenciones arbitrarias de ministros y alcaldes, y reclamó que sean liberados de inmediato.

Por su parte, el nuevo presidente hondureño aseguró hoy que recibiría "con mucho gusto" a Manuel Zelaya si en algún momento desea regresar, sin el apoyo del presidente venezolano Hugo Chávez: "Creo que si él, en su momento desea regresar al país (...) sin apoyo de don Hugo Chávez, nosotros, con mucho gusto, vamos a recibirlo con los brazos abiertos", dijo Micheletti en una conferencia de prensa.

Comentá la nota