EE.UU. rechaza la oferta de Raúl Castro de canjear a disidentes por presos

Según Washington, la propuesta es como comparar "manzanas con naranjas".
Washington reaccionó en las últimas horas con muy poca predisposición para atender la oferta del presidente cubano, formulada el jueves, para canjear la libertad de los denominados disidentes por los cinco ciudadanos de la isla que estén detenidos en Miami acusados de presunto espionaje. Raúl Castro está "comparando manzanas con naranjas" afirmó una vocera del Departamento de Estado, la cancillería norteamericana.

Heidi Bronke la portavoz para asuntos del Hemisferio Occidental, dijo que el gobierno estadounidense había ya oído ese tipo de sugerencia en el pasado, pero se trataba en realidad de "una comparación inapropiada".

"Hemos pedido durante tiempo al gobierno cubano que libere a los prisioneros políticos, y le recomendaríamos que lo haga de inmediato", declaró la funcionaria. "Los prisioneros políticos en Cuba están encarcelados contra su voluntad, por protestar pacíficamente y no tienen nada que ver con los cinco cubanos que han sido juzgados y hallados culpables, con proceso debido, en el sistema judicial estadounidense", agregó.

Castro mencionó el canje en Brasilia luego de una reunión con su colega Luiz Ignacio Lula da Silva y como reacción de incomodidad a la pregunta de un periodista sobre la situación de los disidentes políticos presos en su país.

"Vamos a hacer gesto y gesto: esos prisioneros que tú hablas, si quieren soltarlos (sic), que nos lo digan mañana, se los mandamos para allá con familia y todo", declaró Castro a reporteros. Y agregó: "Que nos devuelvan a nuestros cinco héroes, es un gesto de ambas partes. Llevan diez años presos, fueron condenados a dos cadenas perpetuas", agregó en referencia a los cubanos detenidos en 1998 en Estados Unidos bajo cargos de espionaje.

Cuba ha negado que los cinco fueran agentes del gobierno de la isla pero que estaban en tareas antiterroristas para prevenir los atentados que sufrió la isla de parte de grupos fundamentalistas anticastristas. Para La Habana son prisioneros políticos.

En Cuba la propuesta no fue bien acogida tampoco por algunas de las esposas de los disidentes presos.

"Es una falta de respeto estar haciendo esos comentarios sin saber lo que piensan los presos... ellos no están dispuestos a ser monedas de cambio", dijo a la agencia AP Laura Pollan, casada con Héctor Maseda, quien cumple 20 años de condena tras haber sido arrestado y enjuiciado en 2003.

"Nosotros aunque suframos, respetamos y admiramos la actitud de nuestros hombres", agregó Pollan al señalar que al menos media docena de los compañeros de su esposo no se mostraron dispuestos a ser canjeados por nada alegando que "son inocentes".

Pollan forma parte de las Damas de Blanco, precisamente la organización formada por esposas de algunos de los 75 disidentes encarcelados en 2003 bajo cargos de recibir dinero y orientación de potencias extranjeras para destruir a la revolución. Quince fueron liberados por motivos de salud.

Comentá la nota