EE.UU. quiere mirar "hacia adelante" en su lazo con Cuba

Lo dijo el principal funcionario para las Américas, Tom Shannon. La canciller Hillary Clinton fue algo más cautelosa.
El subsecretario de Asuntos Hemisféricos de EE.UU., Thomas Shannon, afirmó ayer en la OEA que el gobierno de Barack Obama ha dado señales del "mayor cambio" hacia Cuba en las últimas cuatro décadas y reiteró que Washington está "comprometido" con toda América Latina. El alto funcionario, próximo embajador en Brasil, apuntó que el apoyo de Washington a la "histórica" resolución por la que ayer se derogó la sanción que expulsó a la isla de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1962 forma parte de una política de la nueva administración en busca de un "nuevo comienzo en las relaciones" con la isla, como dijo en abril Obama en la Cumbre de las Américas.

"Hemos ayudado a diseñar y aprobar la resolución que se convirtió en la base para la histórica resolución", sostuvo Shannon, quien aseguró que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, está "orgullosa" de haber participado en los encuentros y negociaciones de la Asamblea General del organismo en San Pedro Sula hasta su partida, el martes, hacia Egipto.

Clinton dijo por su parte que celebraba la noticia, pero advirtió que Cuba debería comprometerse con los "valores democráticos" del organismo regional.

Según el máximo responsable de la política estadounidense hacia América Latina, la resolución aprobada es un "acto del arte de gobernar". Dijo Shannon: "Hoy, afrontamos y tendimos un puente sobre una división histórica en las Américas a la par que reafirmamos nuestro profundo compromiso con la democracia y los derechos humanos fundamentales de nuestros pueblos", consideró. "Hemos eliminado un impedimento histórico para la participación de Cuba en la OEA, pero también hemos establecido un proceso de compromiso con Cuba, un camino hacia adelante basado en los principios, propósitos, valores y prácticas de la OEA". El alto funcionario recordó además que Obama ya levantó las restricciones de viajes y de envío de remesas a los cubano y que hace dos semanas Washington ofreció la reanudación de las conversaciones migratorias con La Habana.

A su vez, la canciller dijo que "si algún día Cuba decide regresar (al organismo), EE.UU. "continuará defendiendo los principios de la Carta Democrática Interamericana y otros elementos fundamentales de la organización".

Aunque Shannon aludió a que esperaba "el día en que una Cuba democrática se reintegre al sistema interamericano", pareció enfocar más el nuevo mapa regional y global. "Hasta entonces buscaremos con Cuba nuevas vías para beneficiar a la gente de ambas naciones. No estamos interesados en luchar viejas batallas o en vivir en el pasado"

"Estamos comprometidos para construir un futuro mejor para las Américas escuchando, aprendiendo y con una asociación basada en el respeto mutuo", aseguró.

En cambio en EE.UU. hubo voces fuertemente críticas, tanto en los cubanos de Miami como en algunos legisladores de origen isleño, como la republicana de La Florida, Ileana Ros-Lehtinen, quien acusó a la OEA de tratar de "apaciguar a sus ídolos tiranos en Cuba".

Comentá la nota