Los EEUU pidieron que se cumpla el acuerdo en Honduras

Washington reiteró hoy que su posición con respecto a la crisis política en Tegucigalpa no cambió, a la vez que volvió a instar al depuesto presidente y al Gobierno de facto a que apliquen el Acuerdo Tegucigalpa-San José
Manuel Zelaya dijo el sábado en una carta dirigida al presidente estadounidense, Barack Obama, que ya no acepta "ningún acuerdo" para su restitución en el poder, porque eso supondría "encubrir el golpe de Estado" del 28 de junio.

El depuesto mandatario volvió además a cuestionar la posición de EEUU que, en su opinión, ha cambiado de tercio y, aunque inicialmente aseguró que no reconocerá el resultado de las elecciones del 29 de noviembre, manifestó tras la firma del acuerdo que las respaldará, aunque Zelaya no sea restituido en el poder antes de esa fecha.

Al respecto, el portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly, reiteró hoy en su rueda de prensa diaria que los EEUU están comprometidos desde el inicio con el proceso de reconciliación y con la restitución del "presidente constitucional y democráticamente electo" en Honduras, y que su posición no ha variado.

"Condenamos el golpe del 28 de junio. Respaldamos fuertes resoluciones en la ONU y en la OEA. Aplicamos fuertes medidas, entre ellas la suspensión de la ayuda militar y económica, y hemos estado muy activamente y directamente involucrado en (buscar) una solución negociada. Hemos estado comprometidos con este proceso desde el inicio. No ha habido un cambio de política", insistió.

El portavoz afirmó además que el Gobierno del presidente Obama seguirá estando implicado en este proceso.

De hecho, recalcó, Washington está en contacto diario con Zelaya y el Gobierno de facto dirigido por Roberto Micheletti mediante su embajador en Tegucigalpa, Hugo Llorens, y el subsecretario de Estado adjunto para América Latina, Craig Kelly.

"Seguimos comprometidos con la aplicación del acuerdo. Y mantenemos esta posición", afirmó el portavoz.

De acuerdo con Kelly, uno de los aspectos claves del acuerdo es la creación de un Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional y que una vez éste esté formado y los otros puntos del pacto se van aplicando, "es más fácil para la comunidad internacional reconocer el resultado de las elecciones".

Ése es el aspecto que quiso recalcar el ex secretario de Estado adjunto para América Latina Thomas Shannon en sus recientes declaraciones a la cadena CNN, donde dijo que Estados Unidos respaldará las elecciones hondureñas.

Esa afirmación se produjo antes de que se rompiera el pacto y Micheletti anunciara de forma unilateral un Gobierno de unidad.

Shannon entiende que el acuerdo representa una solución hondureña y que es el Congreso el que debe decidir sobre la restitución de Zelaya y no Estados Unidos, y por ello puede respaldar las elecciones.

"Hemos sido muy explícitos en cuanto a que reconocemos a Zelaya como el líder democráticamente electo de Honduras", insistió.

"Seguimos instando a las partes a aplicar el Acuerdo Tegucigalpa-San José", reiteró Kelly, que agregó que el pacto crea un "fundamento sólido" no solamente como camino a seguir de cara a las elecciones, sino también para una reconciliación en Honduras.

El portavoz reconoció que el Departamento de Estado no ha dado una respuesta formal a la carta de Zelaya en la que pregunta a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, que aclare si la posición de EEUU ha cambiado, pero aseguró que eso no significa que Washington lo esté ignorando.

Comentá la nota