EE.UU.: mejora el consumo privado pero el PIB sigue abajo de lo esperado

El gobierno revisó a la baja el dato de expansión entre julio y septiembre, notificado previamente en 2,8%. La venta de casas usadas subió e impulsó el alza de Wall Street
La economía de Estados Unidos se expandió en el tercer trimestre a un ritmo más lento de lo previsto, al bajar las empresas los gastos y reducir las existencias aún más rápidamente, lo que ha creado las condiciones para una aceleración del crecimiento en el último trimestre del año, según los analistas.

El aumento de un 2,2% en el Producto Bruto Interno (PBI) de julio a septiembre es inferior al 2,8% informado previamente por el Departamento de Comercio en Washington. También está lejos de la estimación incial que había hecho la Casa Blanca de 3,5%. Pero no deja de ser una buena noticia: antes del repunte experimentado entre esos meses, la economía estadounidense se había contraído durante cuatro trimestres consecutivos. En el primer trimestre de este año el PIB se contrajo a una tasa interanual del 6,4% y siguió otra bajada del 0,7% en el segundo trimestre.

Los analistas señalan que el repunte del PIB en el tercer trimestre podría haber puesto fin a la peor recesión de las últimas siete décadas. Estiman que la suba del gasto del consumidor, que en el tercer trimestre fue de 2,8%, y un descenso sin precedentes de los acopios este año promoverán aumentos de la producción que quizá mantengan a la mayor economía del mundo creciendo hasta bien entrado el 2010. Al mismo tiempo, compañías como Dell dicen haber notado aumentos de las inversiones en activos fijos, una señal de creciente confianza en que la expansión proseguirá.

"Comenzamos a ver de verdad la conformación de los mecanismos para una recuperación sostenida", dijo Robert Dye, economista principal de PNC Financial Services Group. "Comenzamos a ver un aumento de las inversiones", agregó.

La estabilización del mercado inmobiliario también está entre las expectativas de los inversionistas para el próximo año. Ayer se supo que las ventas de viviendas usadas aumentaron el mes pasado un 7,4%, lejos de las expectativas de un crecimiento de 2,9%. El dato impactó de lleno en Wall Street, que cerró con un alza de 0,49%.

En concreto, los analistas consideran que el actual trimestre (el cuarto), cerrará con un crecimiento de en torno al 4%, una cifra que de confirmarse representaría el mayor aumento desde el primer trimestre de 2006, cuando el PIB subió un 5,4%. Entre los factores que se prevé ayuden a apuntalar el PIB estarían también las mayores exportaciones, así como un incremento del gasto de los consumidores coincidiendo con la temporada navideña.

Comentá la nota