EE.UU. mantendrá su supremacía militar

EE.UU. mantendrá su supremacía militar
Lo dijo Obama en un acto de graduación de oficiales, a quienes les prometió que los enviará a combatir "sólo cuando sea necesario"
ANNAPOLIS.- En medio de la polémica por su decisión de ratificar el cierre de la cárcel de Guantánamo pese a la negativa del Senado de aportar los fondos necesarios para cumplir su orden, el presidente Barack Obama prometió ayer a los cadetes de la Academia Naval de Annapolis que, como su comandante en jefe, los enviará a combatir "sólo cuando sea absolutamente necesario", al tiempo que señaló que Estados Unidos mantendrá su poderío militar.

"Sólo los enviaré a situaciones de peligro cuando sea absolutamente necesario, con la estrategia y los objetivos bien definidos, y los pertrechos y el respaldo que necesiten para completar la tarea", dijo Obama a más de 1000 cadetes que recibieron sus despachos de oficiales.

Entre esas tareas, según indicó el mandatario, figuran la de poner fin de forma "responsable" a la guerra en Irak y la de perseguir una estrategia nueva y amplia para "desmantelar y derrotar" a la organización terrorista Al-Qaeda y a sus aliados en Afganistán y en Paquistán.

"En resumen, mantendremos el poderío militar estadounidense y seguiremos procurando que sea la mejor fuerza de combate que el mundo haya conocido", afirmó el presidente ante unos 30.000 espectadores en el Estadio Memorial Armada-Infantería de Marina, en Maryland. Además, Obama se jactó de haber frenado la reducción de tropas de la armada, de haber reformado la infantería de marina y de haber invertido en barcos de guerra, submarinos y aviones de combate.

En su primer discurso ante una nueva promoción de oficiales, el presidente destacó que entre las nuevas amenazas que afronta el país están la lucha contra redes terroristas, el avance de tecnologías letales e ideologías que impulsan el odio, la piratería en alta mar y los ataques cibernéticos. Y en una velada alusión a los abusos cometidos en el pasado en la prisión de Guantánamo, que se comprometió a cerrar, Obama señaló que la fundación de ideales estadounidenses deberá guiar las futuras batallas contra el terrorismo.

"Cuidamos nuestros principios fundamentales y valores no sólo porque lo decidimos, sino porque lo juramos, y no porque parezcan buenos, sino porque nos mantienen seguros", declaró. "Cuando Estados Unidos se aleja de sus valores, no sólo se socava el buen funcionamiento de las leyes, sino que también nos aleja de nuestros aliados, fortalece a nuestros enemigos y pone en peligro nuestra seguridad nacional y la vida de nuestros soldados", dijo.

Entre los cadetes graduados estaba John Sidney McCain IV, hijo del senador republicano y rival de Obama en la contienda presidencial del año pasado. En su discurso, Obama no mencionó a John McCain, aunque antes de viajar a Annapolis elogió al senador durante la firma de un proyecto de ley que otorgó al Pentágono nuevos poderes para controlar gastos superfluos. McCain fue uno de los legisladores que promovieron el proyecto. Según el presidente, el plan de reforma de adquisición de armas, aprobado por unanimidad en el Congreso esta semana, reprimirá los programas defensivos con costos excesivos y aumentará la competencia por los contratos.

Al defender el plan que evitará, dijo, desperdiciar enormes sumas, Obama citó un estudio del gobierno que encontró que el año pasado se gastaron 295.000 millones de dólares de los contribuyentes en excesos de costos en 95 programas para defensa. "En momentos en que libramos dos guerras y enfrentamos un serio déficit, esto es inexcusable", afirmó.

Nueva prisión

Por otra parte, la controversia por el destino de los 240 prisioneros en Guantánamo, que generó una fuerte crítica del ex vicepresidente Dick Cheney, continuó ayer. Según el secretario de Defensa, Robert Gates, el gobierno norteamericano podría construir una prisión de máxima seguridad para trasladar allí a algunos de los sospechosos de terrorismo.

"[La oposición] está sembrando mucho miedo en torno a esto. Nunca hemos tenido fugas de una prisión de máxima seguridad. Y ahí es donde irán esos presos. Y si no es a una de las que existen, crearemos una nueva", comentó Gates en una entrevista con la NBC.

"[Guantánamo] es probablemente una de las mejores cárceles del mundo, pero mancha la imagen de Estados Unidos y su solo nombre es una condena" a las prácticas antiterroristas norteamericanas, agregó el funcionario, que respaldó la decisión de Obama de cerrar la prisión.

En tanto, la Casa Blanca le pidió ayer a Italia que reciba a dos prisioneros tunecinos actualmente detenidos en Guantánamo, informaron fuentes italianas. Por el momento, Roma no respondió a la solicitud. Por su parte, Bélgica se mostró ayer dispuesta a recibir a dos o tres prisioneros.

Comentá la nota