EE.UU.: fuerte retroceso de la economía.

EE.UU.: fuerte retroceso de la economía.
El PBI se contrajo un 3,8% en el último trimestre de 2008, la mayor caída desde 1982; es "un desastre continuo", dijo Obama.
En una clara señal de que la crisis actual podría alcanzar niveles históricos, el gobierno de Estados Unidos informó ayer que la economía de la mayor potencia mundial sufrió en el último trimestre de 2008 una contracción del 3,8%, lo que representa el mayor retroceso desde 1982.

"[Esto] no es solamente un dato económico, sino un desastre continuo para las familias de trabajadores estadounidenses", afirmó el presidente Barack Obama poco después de que el Departamento de Comercio divulgara las escalofriantes cifras del trimestre pasado.

Según el informe dado a conocer ayer, el producto bruto interno (PBI) estadounidense retrocedió por segundo trimestre consecutivo, algo que no ocurría desde el último trimestre de 1990 y el primero de 1991. Si bien el retroceso de la actividad se aceleró con relación al tercer trimestre, marcado por una baja del 0,5% del PBI, resultó ser mucho menos acentuado que la baja de 5,4% que esperaban los analistas, y es inferior a la caída del 6,4% registrada en el primer trimestre de 1982.

Según el NBER, el organismo encargado de fechar oficialmente los ciclos económicos en Estados Unidos, la economía entró en recesión en diciembre de 2007. A pesar de ello, la actividad no retrocedió en el conjunto del año pasado, durante el cual la riqueza creada por el país alcanzó los 14,28 billones de dólares.

El mal resultado del último trimestre se debe fundamentalmente a la caída de las exportaciones y del consumo. Este último, que supone alrededor de dos terceras partes del rendimiento económico, se desplomó un 3,5% en el cuarto trimestre.

Es la primera vez desde 1947 que el consumo en Estados Unidos cae más de un 3% durante dos trimestres consecutivos. Otro dato de importancia fue que la demanda de bienes duraderos cayó un 22,4%, mientras que la inversión en el sector inmobiliario, que desató la crisis económica, registró un descenso de 19,1%.

Los analistas creen que la economía del país seguirá contrayéndose en los meses venideros, en vista de los despidos masivos que tienen lugar en Estados Unidos. "Las empresas recortan sus gastos en todos los sectores, tanto en la plantilla como en las inversiones", manifestó el jefe del departamento de investigación coyuntural de Barclays Capital en Nueva York, Dean Maki, a la agencia Bloomberg.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó una contracción del 1,6% del PBI norteamericano para 2009, contando ya con los efectos del plan de estímulo económico del gobierno, que tiene un monto total de 819.000 millones de dólares y cuyo borrador fue aprobado esta semana por la Cámara de Representantes. El proyecto será tratado en los próximos días por el Senado, donde se esperan acalorados debates entre los legisladores demócratas y los republicanos.

Sueño americano al revés

En este contexto, Obama declaró ayer que "la recesión se está agravando" y afirmó que ni el gobierno ni el Congreso pueden demorarse en tomar medidas para contrarrestar la crisis. "[La situación actual] es como el sueño americano al revés", dijo el mandatario, evocando los testimonios que escuchó durante la campaña electoral de estadounidenses que perdieron su trabajo y vieron embargadas sus casas.

Desde la Casa Blanca, Obama anunció el lanzamiento de un grupo de trabajo, encabezado por el vicepresidente Joe Biden, que se encargará de proponer medidas que favorezcan a la clase media, uno de los sectores más golpeados por el derrumbe económico, que comenzó en Wall Street. "Una clase media fuerte equivale a un país fuerte", afirmó Biden.

Obama derogó ayer la política laboral del gobierno anterior, que según los gremios favorecía a los patrones frente a los trabajadores. Obama firmó una serie de memorandos y órdenes ejecutivas para beneficiar a los sindicatos y aseguró que "permitirán mejorar las condiciones" para que los trabajadores se organicen. Con el índice de desempleo en 7,2% y seguramente en alza teniendo en cuenta los reportes diarios sobre nuevas oleadas de despidos, Obama apuesta a recomponer la fuerza laboral norteamericana con un masivo plan de obras públicas.

"No considero el mundo sindical parte del problema. Para mí, es parte de la solución´´, dijo Obama.

Comentá la nota