EE.UU.: fuerte baja en pedidos de subsidios por desempleo

Las solicitudes semanales del seguro se ubicaron en su menor nivel en más de un año. Datos oficiales de consumo y venta de casas nuevas fueron mejores de lo esperado
Datos mejores de lo esperado en el gasto del consumidor, el mercado laboral y la venta de casas nuevas sugirieron ayer que la recuperación económica está tomando fuerza en Estados Unidos después de una prolongada recesión, aunque una sorpresiva caída en los pedidos de bienes duraderos matizó el optimismo, indicando que la salida será solo gradual. Wall Street cerró ayer con un alza de 0,29% (Ver F&M, pág.2).

El dato positivo que más sorprendió fue el relacionado con el mercado laboral. El Departamento de Trabajo informó que las solicitudes iniciales de seguro por desempleo bajaron a una tasa ajustada estacionalmente de 466.000 en la semana terminada el 21 de noviembre, desde los 501.000 en la semana previa.

La cifra semanal fue mucho menor a la lectura de 500.000 que esperaba el mercado, y es la primera vez desde septiembre de 2008 que se ubica por debajo del medio millón.

No obstante, aún se encuentran por encima de la cifra de 400.000 que, según sostienen los analistas, indicaría un crecimiento en las nóminas y con ellos una señal de recuperación.

Desde que comenzó en diciembre de 2007 la recesión económica el país ha perdido unos 7,3 millones de puestos de trabajo. Por eso el dato de ayer trajo alivio a los mercados y al gobierno, que temen que el consumo, que tradicionalmente representa más de dos tercios de la economía estadounidense, pueda desacelerarse en el cuarto trimestre por el alto desempleo.

En octubre, el índice de desempleo fue del 10,2%, el segundo más alto en 26 años, y tanto el Gobierno como los analistas creen que esa tasa de desocupación se mantendrá por algunos meses, aún cuando la economía retornó, desde el tercer trimestre, a un crecimiento después de cuatro trimestres de contracción.

Ayer, el Departamento de Comercio informó que el gasto del consumidor aumentó un 0,7% el mes pasado tras haber caído un 0,6% en septiembre, superando las expectativas de un alza del 0,5%. En términos anuales, el consumo creció a una tasa anual del 2,9% en el tercer trimestre, por debajo del 3,4% calculado inicialmente. Esto hizo que el Gobierno redujera a un 2,8%, desde un 3,5%, su estimación sobre el crecimiento del PBI en ese período.

"Ciertamente, todo el mundo está esperando que el consumidor aumente su participación un poco en la economía, así que esto es positivo", dijo Tim Ghriskey, responsable de inversiones de Solaris Asset Management en Nueva York.

En tanto, otro informe del Departamento de Comercio mostró que las ventas de casas nuevas aumentaron un 6,2% para alcanzar 430.000 unidades a tasa anual, el nivel más alto desde septiembre del año pasado. También un dato mejor al esperado, de 410.000 unidades.

El mercado inmobiliario, principal detonante de la peor recesión estadounidense en 70 años, se está recuperando de un declive de tres años gracias a un popular incentivo fiscal de u$s 8.000 para los que compren su primera casa.

En un dato que moderó el optimismo, el Departamento de Comercio dijo que los pedidos de bienes duraderos cayeron un 0,6% en octubre tras subir un 2% en septiembre. La baja sorprendió a los analistas, que esperaban un alza de 0,5%. Los bienes duraderos son un indicador anticipado de la actividad fabril, lo cual a su vez es un termómetro de la marcha de la economía.

"Pareciera que el impulso en la manufactura está perdiendo fuerza a medida que nos acercamos a fin de año. El sector fabril merece un seguimiento cercano porque es considerado un indicador adelantado de la economía", dijo Kenneth Kim, economista de Nueva Jersey.

Comentá la nota