EEUU: estudio asegura que la elección de un presidente negro ayudó a aumentar "crímenes de odio"

La elección como presidente de Estados Unidos del senador negro Barack Obama fue un factor que contribuyó al aumento de los "crímenes de odio" en ese país, reveló hoy el estudio "Intelligence Report", del Centro de la Pobreza en el Sur (SPL).
En Estados Unidos se califica de "crímenes de odio" a los ataques físicos contra representantes de las minorías raciales, religiosas o sexuales.

Según SPL, los "crímenes de odio" aumentaron en un 54 por ciento entre 2000 y 2008 en Estados Unidos debido también al temor a la inmigración ilegal y las dificultades económicas.

"La elección de Obama ha inflamado a los racistas extremos que consideran que es otro indicio de que este país está sitiado por los que no son blancos", dijo Mark Potok, director de publicación que con frecuencia denuncia las actividades de grupos de ultra derecha.

"La idea de que haya un negro en la Casa Blanca, junto con el empeoramiento de la crisis económica y un persistente alto nivel de inmigración hispana, ha dado a los racistas blancos una buena plataforma para atraer reclutas", añadió.

El centro de estudios sociales del estado de Alabama identificó en su informe, que se publica trimestralmente, a 926 grupos que promueven el odio racista, religioso u homofóbico en 2008, un 4 por ciento más que en 2007.

En 2000 se había documentado una lista de 602 de esos grupos en todo el país. Entre ellos se incluyen los que se dedican a combatir a los homosexuales, los inmigrantes, separatistas del sur y hasta separatistas negros, señaló.

De acuerdo con la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), un factor coincidente es el temor a la inmigración procedente de América Latina y su aumento coincidió con la subida

de "crímenes de odio" contra los hispanos entre 2003 y 2007.

Según el informe, los grupos extremistas también están explotando la crisis económica para diseminar denuncias de que son las minorías y los inmigrantes los responsables de la crisis que se inició el año pasado con el colapso del mercado inmobiliario.

Comentá la nota