EE.UU. cierra su embajada en Yemen por amenazas terroristas

Es porque tiene indicios de que Al Qaeda planea un ataque, según anunció un alto asesor en seguridad del presidente Obama. El Reino Unido también clausuró su sede, mientras que España restringió el acceso al público en su legación.
Los gobiernos de Estados Unidos y del Reino Unido cerraron ayer sus embajadas en Yemen por amenazas terroristas de la red Al Qaeda en la península arábiga. La medida, que podría ser seguida por otros países occidentales, fue decidida después de que ambas capitales anunciaron el envío de más ayuda al gobierno yemenita para luchar contra aquella organización. La red terrorista -liderada por el saudita Osama bin Laden- está vinculada con un reciente intento fallido de atentado contra un avión estadounidense en la pasada Navidad.

Ayer, durante una entrevista para la cadena Fox News, el asesor en antiterrorismo del presidente Barack Obama, John Brennan, dijo que existen "indicios de que Al Qaeda está planificando un atentado contra un objetivo en Sanaa (capital de Yemen), tal vez contra nuestra embajada". Sin embargo, Brennan negó que ese país vaya a convertirse en "un segundo frente militar" en la guerra de su país contra el terrorismo islámico. "El gobierno yemenitaa está dando prueba de buena voluntad para combatir a Al Qaeda y está dispuesto a aceptar nuestra ayuda. Les proporcionamos todo lo piden, verdaderamente hicieron avances", comentó.

Washington fue la primera capital en cerrar su embajada en Yemen, aunque sus voceros dijeron desconocer hasta cuándo tendrá vigencia la medida. Horas después, le siguió la embajada de Reino Unido, que justificó la media por "motivos de seguridad", informó la emisora británica BBC citando al Ministerio del Exterior en Londres.

Ayer, coches patrulla pudieron verse en las calles junto a las dos embajadas en la ciudad.

Por su parte, España, presidenta de turno de la Unión Europea (UE), restringió el acceso a su embajada, pero decidió mantenerla abierta. Lo mismo determinó la embajada alemana puesto "que por el momento no ha recibido amenazas", según señaló un portavoz de exteriores en Berlín, aunque, añadió, también se extremarán las medidas de seguridad. A su vez, la cancillería italiana informó anoche que "aún no fueron tomadas decisiones pero que Roma monitorea atentamente la situación" en Yemen y se mantendrá en estrecho contacto "con los otros socios europeos".

El cierre de las embajadas llega luego del anuncio de Estados Unidos de que en 2010 planea aumentar a más del doble su asistencia a este país empobrecido para ayudarlo en la lucha antiterrorista. Al Qaeda ha construido bastiones en partes remotas de esta nación montañosa donde el control gubernamental fuera de la capital es muy débil o directamente inexistente. El general David Petraeus, que supervisa las guerras en Irak y Afganistán, llegó el sábado a Yemen y se reunió con el presidente Alí Abdulá Saleh para analizar la coordinación en la lucha contra Al Qaeda. Petraeus anunció que Washington aumentará a más del doble este año los 67 millones de dólares en ayuda antiterrorista que le proporcionó a Yemen en 2009. Según informó Londres, una nueva unidad antiterrorista en suelo yemenita podría ser financiada conjuntamente por Estados Unidos y Reino Unido.

Yemen quedó bajó el radar de Occidente en la última Navidad por el intento de atentado contra un avión estadounidense con destino a Detroit. El autor del hecho, el nigeriano de 23 años detenido por el ataque fracasado, Umar Faruk Abdulmutalab, le dijo a los investigadores que había recibido entrenamiento e instrucciones de integrantes de Al Qaeda en Yemen. El presidente Obama responsabilizó el sábado al grupo terrorista por el intento de atentado.

Fuentes del Pentágono dijeron durante esta semana que oficiales de Washington y Sanaa están planeando golpes contra las bases yemenitas de la organización terrorista, que también es considerada responsable de los atentados del 11 de setiembre de 2001 contra el Pentágono y las torres gemelas de Nueva York.

Ayer, EE.UU. anunció un refuerzo de los controles de pasajeros aéreos de varios países considerados como patrocinadores del terrorismo "o de cualquier otro país involucrado". La lista alcanza a Cuba, Irán, Siria, Sudán y se les agregan Nigeria, Paquistán y Yemen.

Yemen es la nación de origen de la familia del líder terrorista Osama bin Laden. En ese empobrecido país, el destructor estadounidense USS Cole fue blanco de un atentado en el 2000. Asimismo, el 16 de septiembre de 2008, un ataque con coches bomba contra la embajada de EE.UU. mató a 19 personas, entre ellas una estadounidense de 18 años y seis extremistas. Ninguno de los muertos eran diplomáticos estadounidenses ni empleados. Fue el golpe más grave en una década contra una embajada estadounidense.

Comentá la nota