EE.UU. anunció que llegó para quedarse

EE.UU. anunció que llegó para quedarse
Así lo expresó el embajador norteamericano ante la ONU, Alejandro Wolff, porque "la situación en Puerto Príncipe no es un tema fácil de resolver". El gobierno de René Préval inició el traslado hacia el interior del país de 400.000 sobrevivientes del terremoto.
En medio de la preocupación internacional acerca de la virtual "ocupación militar" norteamericana de Haití, Washington hizo saber que la presencia de sus tropas en el país caribeño será "a largo plazo".

La justificación para ello estuvo a cargo del embajador adjunto de EE.UU. ante la ONU. Alejandro Wolff explicó que la tragedia humanitaria que siguió al terremoto del 12 de enero "no es un tema fácil de resolver". EE.UU. y Haití son países vecinos y nuestra ayuda se está incrementado", dijo el diplomático.

Los comentarios de Wolff siguieron a la acusación de Francia de que los norteamericanos habían tomado el control exclusivo del aeropuerto de Puerto Príncipe, donde daban prioridad a sus aviones. Ayer, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, desestimó un inminente conflicto con Washington al aclarar la "predisposición" de Bruselas a "colaborar de forma más estrecha" con EE.UU. bajo los auspicios de la ONU.

Los formatos elegidos para sendos anuncios buscaron, en todo caso, despejar rumores de conflicto entre los países cooperantes. Mientras Ashton habló desde Washington junto a su par norteamericana Hillary Clinton, el embajador Wolff dio una conferencia en Washington acompañado por el coordinador humanitario de la ONU, John Holmes, y el representante haitiano, Léo Mérorès, además de embajadores de Brasil, Uruguay, Francia y Canadá.

Mientras tanto, en Puerto Príncipe, el gobierno de René Préval anunció que trasladará a unos 400 mil damnificados del terremoto a campamentos ubicados en las afueras de la capital, donde la situación es menos caótica. Los cascos azules que participan en la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah) ya iniciaron las operaciones de desplazamiento, según confirmó el ministro del Interior, Antoine Bien-Aimé.

El plan de reubicamiento, que busca sobre todo evitar problemas sanitarios, incluye un primer contingente de 100 mil personas que será ubicado en campamentos cercanos a la ciudad de Croix-des-Bouquets, en el norte.

Los planes oficiales coincidieron con dos nuevas réplicas de 4,8 y 4,9 grados en la escala de Richter registradas en Puerto Príncipe. Los movimientos provocaron la huida de la gente hacia los espacios abiertos y también sacudieron el portaaviones estadounidense Carl Vinson, anclado ante las costas de la ciudad.

Pese al regreso de la alarma sísmica, la Cruz Roja anunció que la ayuda humanitaria tiende a normalizarse. "Las organizaciones de ayuda son cada vez más visibles en los distritos de las ciudades. El agua está disponible en muchos puntos", dijo el responsable de las operaciones, Ricardo Conti.

El gobierno local solicitó a la ONU que el reparto de comida alcance también a las regiones que no resultaron directamente afectadas por el terremoto.

Google Earth y la historia de dos ciudades

A fin de sensibilizar a los internautas sobre lo ocurrido en Haití, el gigante de la internet subió a su herramienta Google Earth una segunda actualización de las fotos satelitales del oeste del país. Puede verse lo que era la capital Puerto Príncipe y la nueva ciudad de tiendas precarias.

La vista del Palacio de Gobierno destruido y del improvisado campamento que se levanta justo enfrente refleja esta situación. Se ven barrios devastados, plazas y canchas de fútbol convertidas en albergues, y cómo la ayuda internacional es descargada en el aeropuerto de Puerto Príncipe. Con el título Google Crisis Response, la empresa ya lanzó un buscador de personas, para que los haitianos migrantes busquen a sus parientes.

Comentá la nota